En Estados Unidos, su uso emite combinadamente 150 millones de toneladas de dióxido de carbono que se arrojan a la atmósfera cada año, lo cual contribuye al cambio climático global.

Sin importar qué sistema de calefacción, ventilación o aire acondicionado tenga en su casa, usted puede ahorrar dinero y sentirse más cómodo, si le hace un mantenimiento a sus sistemas o compra unos nuevos. Si combina un sistema adecuado con un buen mantenimiento, un aislamiento debido, sella las fugas de aire y ajusta correctamente la temperatura del termostato, usted puede reducir su uso de energía y las emisiones ambientales desde un 20% a un 50%.

Otras sugerencias útiles
• Ajuste el termostato a una temperatura baja, pero cómoda, en el invierno.
• Limpie o reemplace los filtros de los calefactores una vez al mes o cada vez que lo necesite.
• Haga lo mismo con las ventilas de aire caliente, los calentadores de base portátil y los radiadores cada vez que lo necesiten; asegúrese de que no estén bloqueados por muebles, tapetes o cortinas.
• Apague los extractores de la cocina, el baño y de otros lugares entre un lapso de 20 minutos después de haber terminado de cocinar o bañarse.
• Mantenga abiertas las cortinas y persianas de las ventanas que dan hacia la luz del sol durante el día, y ciérrelas en la noche para reducir el frío.
• Para ahorrar dinero a largo plazo, seleccione productos que sean eficientes en el uso de energía cuando compre nuevos sistemas de calefacción. Su contratista o la tienda donde los adquiera deben tener hojas informativas sobre los diferentes tipos, modelos y diseños, las cuales le pueden servir para comparar el uso de energía de cada equipo.

Aproveche al máximo la luz del sol
Las técnicas de calefacción y enfriamiento que utilizan diseños de luz solar pasiva no dañan el medio ambiente y son muy eficaces en función de costos. Estas técnicas de calefacción con luz solar pasiva, incluyen, entre otras cosas, la instalación de grandes ventanas con aislamiento térmico en las paredes que miran hacia al sur de la casa y la ubicación de masas térmicas cerca de las ventanas, como pisos de bloques de concreto o paredes que absorben el calor. En muchos casos, usted puede disminuir los costos de calefacción en más de un 50% frente a lo que gastaría por calentar la misma casa sin un diseño solar pasivo.

Una casa con un sistema solar pasivo requiere de un diseño y orientación cuidadosa, de acuerdo al tipo de clima que hay en la zona. Por esta razón, si tiene pensado utilizar un diseño solar pasivo en una nueva construcción o en una remodelación de gran magnitud, debe consultar con un arquitecto familiarizado con esta técnica.

Información cortesía de GobiernoUSA.gov

¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

Compartir

Más artículos de interes