¿Listo para llevar a cabo algunas tareas de mantenimiento fáciles pero importantes, que pueden ahorrarle dinero a la larga? A continuación algunos de esos trabajos anuales, mensuales y de temporada:

Una vez al año
• Inspeccione la chimenea. ¿Detecta un hollín negro y brillante? Se trata de la creosota. Según un experto, la acumulación exce-siva de esta sustancia puede provocar un incendio, por lo que aconseja que un profesional de chimeneas la limpie al menos una vez al año.
• Elimine el polvo. Enfóquese en los registros de la calefacción, respiraderos y alarmas de incendios. Un buen pase de aspiradora eliminará el polvo acumulado y mejorará el flujo de aire en las unidades de calefacción, y garantizará que las alarmas de incendios funcionen adecuadamente.

Una vez al mes
• Busque filtraciones. Inspeccione el calentador de agua para detectar manchas de óxido o depósitos de agua sobre, alrededor o debajo del mismo. Esto pudiera indicar filtración de la válvula, por lo que deberá llamar a un plomero para que la cambie, o tam-bién podría equivaler a que debe reemplazar la unidad completa. “Cada año vemos cómo las filtraciones en los calentadores provocan pérdidas hasta de $100,000”, explica un experto de QBE Regional, firma especializada en seguros de propiedad, acci-dentes y riesgos por medio de las subsidiarias General Casualty, Unigard, Farmers Union Insurance y QBE Agri, quien añade que es una buena idea inspeccionar también el lavaplatos y los inodoros. Las filtraciones prolongadas pueden dañar los pisos y dar por resultado costosas reparaciones.
• Inspeccione las alarmas de incendios. Presione los botones de prueba para asegurarse de que las alarmas están funcionando debidamente.

Una vez cada primavera y otoño
• Limpie los canales de desagüe. Para evitar desbordamientos y deterioro, elimine las hojas y otros desechos acumulados en los canales de desagüe, y limpie las rejillas de acceso a los tubos de bajada. Además, inspeccione las juntas de unión de los canales para detectar grietas.
• Examine el techo para detectar filtraciones. Observe los sitios por donde sobresalen elementos como chimeneas, claraboyas o respiraderos e inspeccione para detectar cualquier teja faltante o rota. Revise la parte interior del techo en esos mismos lugares para ver si hay manchas de humedad.

Información cortesía de ARAcontent

Dirija sus comentarios a [email protected].

Compartir

Más artículos de interes