“Mientras que los costos del cuidado de la salud se incrementan y los empleados pasan la carga a los trabajadores, más personas están descubriendo que pueden cubrir mejor sus necesidades de salud con un plan individual o familiar”, manifiesta el ejecutivo de eHealth-Insurance Bruce Telkamp.
Los consumidores generalmente pueden elegir entre más opciones de cobertura en el mercado individual y familiar que el que los empleadores pueden ofrecer, agrega Telkamp, “En lugar del enfoque Çun mismo plan para todosÈ de cobertura de grupo, los trabajadores puede seleccionar individualmente planes más accesibles que sólo ofrecen los beneficios que ellos esperan utilizar”.

Ahorrar para la salud

Al reconocer este cambio en actitudes hacia el seguro médico, muchas ahora hacen contribuciones a Cuentas de Ahorros para la Salud (HSAs, por sus siglas en inglés) para empleados que compran sus propios planes de salud. Las HSAs permiten que los empelados contribuyan con dólares de preimpuestos para pagar por gastos médicos calificados. Las cuentas se deben utilizar junto con cierto tipo de planes de salud que generalmente tienen deducibles mayores pero costos mensuales menores.
Los fondos de la HSA se acumulan año tras año, ganan inversión libre de impuesto y se pueden aplicar hacia el “otro” gran gasto que enfrentan los trabajadores estadounidenses: el retiro.
Para más información, visite www.ehealthinsurance.com.

Los trabajadores abandonan cada vez más los planes de salud de su empleador a favor de planes de salud individuales menos costosos.

Información cortesía de NAPSM

Compartir

Más artículos de interes