Según la Federación Nacional de Comerciantes Minoristas, los consumidores gastan un promedio de $1,000 por núcleo familiar durante la temporada navideña. Si se cubren esos gastos con una tarjeta de crédito con un 20% de interés en pagos diferidos, se tardarán cuatro meses en saldar esa deuda -sin aplicar otros cargos en ese período de tiempo-.

Planifique sus gastos

Diseñe un presupuesto navideño. Analice sus ahorros u otras fuentes monetarias de las que disponga. Elabore un presupuesto realista para determinar lo que puede comprar en esta temporada. No dependa de aguinaldo o regalos en efectivo de otros miembros de la familia como ayuda para financiar sus compras.

Confeccione una lista de compras. Con una lista de compras será menos propenso a las compras impulsivas. Establezca un límite de precio en todos los regalos. Lo que cuenta es el gesto y no la cantidad de dinero que invierta en el obsequio.

Use con prudencia la tarjeta de crédito. Considérela como un enlace al dinero efectivo en el banco, no como una suma en préstamo. Si sólo puede gastar $300 en regalos, no invierta $500 que deberá restituir con planes costosos pagaderos a largo plazo. Cuando regrese a su casa deduzca las compras de su cuenta de cheques, para que sepa cuánto deberá pagar.

Deje las tarjetas de crédito en casa. Las tarjetas pueden ser herramientas positivas, que lo liberan de llevar considerables sumas de dinero en efectivo o chequera a tiendas abarrotadas donde proliferan carteristas y ladrones. Sin embargo, si no puede controlar sus gastos con la tarjeta, es mejor que pague en efectivo.

Cuidado con las compras por Internet. Cuando haga alguna compra en línea, hay muchos sitios que permiten deducir directamente su pago de la cuenta de cheques. Si tiene que utilizar una tarjeta de crédito, podría considerar la adquisición de una tarjeta asegurada, que requiera un depósito previo en efectivo para establecer un límite basado en lo que puede gastar.

Recuerde que la temporada navideña y los momentos que le siguen deben disfrutarse en compañía de sus seres queridos. Sea prudente al usar las tarjetas de crédito. No empañe la alegría de las festividades sumergiéndose en un mar de deudas.

Información cortesía de Contexto Latino

Compartir

Más artículos de interes