Utilizar su hogar como garantía para un préstamo es arriesgado, es el folleto en español en el que encontrará la orientación adecuada para que no se convierta en víctima de los prestamistas –a los cuales se les refiere como “prestamistas depredadores”-, quienes por lo general persiguen a los propietarios de vivienda de bajos ingresos o con problemas de crédito, incluyendo a personas de avanzada edad, engañándoles respecto a los términos y otorgándoles préstamos imposibles de pagar.

Si es propietario de una vivienda y necesita dinero, antes de comprometerse dando su firma considere los siguientes aspectos:

Opciones. Hable con sus acreedores o con organizaciones sin fines de lucro u otras organizaciones de asesoría de crédito para preparar un plan que reduzca los pagos de sus cuentas a un nivel más adecuado para usted. Consulte con una agencia local de asesoramiento de vivienda. Tenga presente que si usted no puede hacer los pagos, la institución de préstamo podría iniciar un proceso judicial de ejecución de hipoteca (foreclosure).

Investigue. Consulte con varias instituciones de préstamo y tenga mucho cuidado cuando un prestamista se aparezca repentinamente en su puerta. Compare las ofertas que reciba de los corredores con aquellas que reciba de las instituciones financieras. Tenga cuidado con los contratistas de reparación de casas que ofrecen conseguirle financiamiento.

Compare. Una comparación entre diferentes planes podría ayudarle a obtener el mejor préstamo. No olvide preguntar por las tasas de interés, los pagos, el plazo del préstamo, los recargos y el seguro de crédito.

Conozca sus derechos bajo la ley. Por ejemplo, usted tiene tres días laborables para cancelar el préstamo. La cancelación debe hacerse por escrito y en ese caso, el prestamista deberá devolverle el dinero que usted haya pagado hasta la fecha.

Si cree que cometió un error o que fue engañado, es posible que la ley estatal y federal lo proteja. Las siguientes organizaciones también podrían ayudarlo: El colegio de abogados local o estatal, la agencia local de protección al consumidor, la oficina del fiscal general del estado o la oficina estatal de asuntos para personas de edad avanzada, el grupo local de vivienda justa o la agencia para viviendas de bajo costo.

Para obtener un folleto gratuito en español visite www.federalreserve.gov/pubs/riskyhomeloans/riskyspanish.htm o escriba a: Publications, Mail Stop 127, Federal Reserve Board, 20th and C Streets, NW, Washington, D.C. 20551 (202) 452-3245.

SHARE

Más artículos de interes