Redacción EC | 11 de junio de 2012

Muchos estudiantes y padres de familia se endeudan con préstamos universitarios, pero la situación de un pobre mercado laboral ha hecho que el pago de la deuda por estudios sea más complicado. Actualmente hay más de 36 millones de personas acuciadas por deudas de préstamos federales. Consumer Reports identificó algunas medidas que los prestatarios pueden adoptar para ayudarles a manejar su deuda.

Averigüe cuánto debe y quiénes son sus acreedores. Al momento de graduarse o lo antes que pueda, ordene todos sus préstamos educativos y determine quiénes son los administradores del crédito, los saldos, las tasas de interés, las opciones de repago y los períodos de gracia.

Elija una opción de repago. Ahorrará dinero y saldrá de sus deudas más rápido pagando sus préstamos con mayor tasa de interés lo más rápido posible, lo que puede hacer realizando los pagos más grandes que pueda solventar cada mes y aplicando una cantidad extra al monto capital de la deuda.

Explore sus opciones si no puede pagar. No reduzca ni se salte los pagos sin permiso o podría ser denunciado como moroso o en incumplimiento, lo que puede afectar su puntaje de crédito. Puede solicitar una prórroga o tolerancia para préstamos federales, pero la mayoría de los préstamos contraídos con instituciones privadas no ofrecen esto y sus términos de tolerancia son limitados.

Considere programas de trabajo o voluntariado que califiquen para prórrogas o condonaciones. Ciertos empleos en el sector público, carreras del área sin fines de lucro como servicios de docencia, policía y bomberos, trabajar en derecho de interés público o en salud pública, o bien unirse a la milicia, puede calificarlo para la cancelación de préstamos federales.

Analice la posibilidad de consolidar sus deudas. Un prestatario puede combinar las deudas que tenga en un pago. Sin embargo, los préstamos educativos de instituciones privadas no se pueden consolidar con los préstamos federales para estudio.

Comuníquese de inmediato con su institución de crédito si no puede pagar. Saltarse el pago de un préstamo educativo no resolverá el problema. La morosidad agregará comisiones por atraso y por gastos de cobranza al saldo pendiente de pago. Los padres que deseen ayudar a los recién graduados deberían considerar la cooperación en el pago de préstamos en vez de entregar efectivo. EC

Información cortesía de PR Newswire

Compartir

Más artículos de interes