El crédito en Estados Unidos es tu reputación financiera y todos, desde los bancos hasta las mueblerías examinan tu historial de crédito para ver si has pagado tus cuentas a tiempo y así poder determinar si te prestan dinero. Obtener y usar crédito puede ser extremadamente ventajoso y puede darte la flexibilidad económica para aprovechar oportunidades que de otra forma no podrías aprovechar.
El crédito es bueno porque te permite comprar artículos ahora. Los estados de cuenta mensuales de tu acreedor, la compañía que te presta el dinero, te pueden ayudar a vigilar tus gastos.

Recuerda que el crédito es un préstamo y, como la mayoría de los préstamos, se carga un interés que se carga sobre el dinero que te prestaron. La compañía de la tarjeta de crédito le paga a la tienda de electrodomésticos o a la mueblería en el transcurso de unos pocos días, y tú debes comenzar a pagar el préstamo cuando recibas tu estado de cuenta mensual por correo. Cuando te presten dinero, es una buena idea hacer el pago mínimo a tiempo, pero todavía es mejor si pagas más que el mínimo porque eso ayudará a mejorar tu crédito y evitará cargos. El crédito viene acompañado de una gran responsabilidad, debes entonces utilizarlo cuidadosamente. Debes asumir tu responsabilidad y establecer tu crédito:

Pide prestado sólo lo que puedas pagar: nunca pidas prestado más del 20 por ciento de ingreso anual antes de impuestos. Si ganas 10,000 dólares no debes pedir prestado más de 2,000.
 —Lee y entiende el contrato de crédito. Éste contiene la tasa de interés y los cargos por penalización por dejar de hacer pagos.
—Paga las deudas puntualmente
—Avísa al acreedor si no puedes hacer los pagos y convengan en una forma de pago
—Informa si se te pierde o te roban tu tarjeta de crédito rápidamente.
Nunca des el número de tu tarjeta de crédito por teléfono a menos que tú hayas iniciado la llamada o estés seguro de la identidad de quien llama.

Para construir tu crédito:
—Establece un historial estable de empleo
—Paga todas las cuentas oportunamente.
—Abre una cuenta de cheques en un banco y no hagas cheques por más del dinero que tengas de saldo.
—Abre una cuenta de ahorros en un banco y haz depósitos con regularidad
—Solicita una tarjeta de crédito en una tienda de departamentos y haz pagos mensuales con regularidad
—Solicita un pequeño préstamo usando tu cuenta de ahorros como garantía
—Obtén a un cosignatario —alguien con crédito— en un préstamo y paga el préstamo como lo acordaste.

El crédito puede conferirte poder para hacer algo si lo usas correctamente. A la larga, depende de ti usar y establecer tu crédito en forma responsable. Tener buen crédito puede abrir muchas puertas para ti y para tu familia. Y si lo fortaleces, puede proporcionar ayuda económica para invertir en tu familia o en tu negocio.

articulos.elclasificado.com 

Compartir

Más artículos de interes