Tras experimentar un aumento en las ventas y una menor cantidad de despidos durante el año 2010, más dueños de pequeñas empresas del condado de Los Angeles demuestran tener mejores perspectivas en términos de ganancias, contratación de perso-nal y gastos de capital para el presente año. Pero pese a este mayor optimismo, los empresarios están adoptando medidas conservadoras para proteger sus empresas, según lo indica la décimoprimera Encuesta Económica Anual De Pequeñas Empresas realizada por Union Bank, publicada recientemente.

La encuesta, que ha sido la de mayor alcance hasta la fecha, con aproximadamente 3,000 participantes en todo el estado, reveló que un 61% ciento de los dueños de pequeñas empresas considera que 2011 será un año con mayor rentabilidad, y estiman que se logrará una mejora del 10% en comparación con el año pasado y de un 27% con respecto al 2009. Esta es la perspectiva más optimista que han demostrado los empresarios de Los Angeles desde el 2007, año en que el 72% estimaba que se alcanzaría una mayor rentabilidad.

“Después de años de ajustarse el cinturón, controlar los gastos y tratar de mantener un nivel constante de personal, los dueños de pequeñas empresas se están cansando de la postura de ‘aguantar y resistir’, y están listos para recuperar la rentabilidad de sus negocios”, señaló el Vicepresidente Ejecutivo Todd Hollander, jefe del grupo de Banca Empresarial de Union Bank. “Creo que el aspecto más positivo de nuestra encuesta es el tema de la rentabilidad; y demuestra, una vez más, por qué las pequeñas empresas realmente son la columna vertebral de la economía estadounidense”.      
 
Perspectivas de avance
Las mayores expectativas de ganancias surgen después de un año en que los empresarios experimentaron un aumento en las ventas, ya que un 40% de los encuestados informó que en el año 2010 las ventas se incrementaron con respecto al 2009, indicando un aumento del 12% con respecto a la encuesta del año pasado. La cantidad de despidos registrados por los empresarios de Los Angeles en el año 2010 fue la menor de todos los condados encuestados. El 14% de los empresarios despidió personal, lo cual indica una reducción del 3% con respecto al año pasado. La cantidad de empresarios que prevé tener que despedir personal en el año 2011 es menor en esta región que en la mayoría de los demás condados en los que se llevó a cabo la encuesta (3%).

Los incrementos planificados en la contratación de personal y gastos de capital también aumentan el optimismo.  El 24% de los empresarios espera incrementar sus niveles de personal este año, una mejora del 6% con respecto al año pasado. En esta región, los empresarios que este año planean aumentar sus gastos de capital son más (28%) que en la mayoría de los demás condados encuestados, representando un incremento del 7% en comparación con el año pasado y duplicando el porcentaje registrado en el año 2009. Aun así, la mayoría de los empresarios muestra un optimismo prudente, ya que el 72% planea mantener los mismos niveles de personal, el 62% planea mantener los gastos de capital en niveles similares a los del año pasado, y el 39% prevé que en el año 2011 continuarán las negociaciones con los proveedores para reducir los costos.

“Después de haber enfrentado grandes dificultades durante la caída económica de los últimos años, es comprensible que, si bien los dueños de pequeñas empresas se muestran cada vez más esperanzados, la mayoría sigue manteniendo una actitud conservadora en su planificación de gastos”, señaló Hollander. “Lo positivo es que el optimismo sigue creciendo en términos de rentabilidad, contratación de personal y gastos de capital. Muchos de estos empresarios están esperando a ver cómo se desarrolla el año 2011 antes de concentrarse en el crecimiento”.    

Si bien la mayoría de los empresarios (59%) cree que su empresa habrá experimentado una recuperación para fines del 2011, el 29% considera que esta recuperación económica ya se ha producido. El 41% prevé que la recuperación se dará a partir del año 2012.
 
Asistencia del gobierno
Los empresarios están solicitando asistencia al gobierno en las mismas áreas que el año pasado, año en el cual la mitad recortó sus costos operativos, el 39% redujo su deuda y el 42% negoció con los proveedores para reducir los costos. El 57% de los empresarios quisiera que el gobierno se enfocara en reducir los impuestos para las pequeñas empresas, el 37% está a favor de los incentivos temporales en materia de impuestos destinados a alentar a las pequeñas empresas a invertir en nuevos puestos de trabajo, y el 29% quisiera que los costos del seguro médico fueran más bajos para alivianar la carga de las pequeñas empresas.

Pese a la sanción de la Ley de Empleos en Pequeñas Empresas (Small Business Jobs Act) del 2010 —legislación que proporcionó $30,000 millones a los bancos pequeños para incentivar el otorgamiento de préstamos a pequeñas empresas, concedió $12,000 millones en incentivos impositivos y amplió los programas de préstamos de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) —, sólo el 8% de los empresarios se sintió fuertemente motivado a solicitar estos préstamos o créditos.

“Para muchos dueños de pequeñas empresas que han tenido que enfrentarse a problemas de deudas durante los últimos años, o que piensan que los bancos no están otorgando préstamos, llevará algún tiempo recuperar su predisposición a solicitar préstamos”, explicó la Vicepresidenta Senior Heather Endresen, Gerente de la División de Préstamos Gubernamentales SBA de Union Bank. “En Union Bank, contamos con opciones de crédito disponibles para candidatos elegibles, manteniendo vivo nuestro legado de casi 150 años otorgando préstamos a pequeñas empresas. Nos enorgullecemos de ser una de las entidades prestamistas de pequeñas empresas más activas de la región oeste de Estados Unidos”.

De acuerdo con la encuesta, la Ley de Empleos tiene un impacto insignificante sobre los planes de contratación de los empresa-rios. Sólo el 4% expresó que el incremento de personal que planificaba llevar a cabo se debía directamente a la nueva legislación. La mayoría de estos empresarios, si bien siguen siendo cautelosos en cierto modo, son tenaces y desean volver a contratar más personal y hacer crecer sus empresas, según lo señaló Aída Alvarez, ex jefa de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) durante el gobierno de Clinton, y miembro de la junta de directores de UnionBanCal Corporation.
 
Principales desafíos
Desde el año 2008, los empresarios de Los Angeles, así como los de todo el estado, siguieron identificando la economía del estado como el mayor desafío para llevar adelante una empresa en California. El 40% de los empresarios señaló esta cuestión como su principal desafío. Esto refleja otra parte de la encuesta, que determinó que la mayoría de los empresarios (56%) sentía que la crisis presupuestaria del estado tenía un impacto moderado o significativo sobre su empresa.

Los empresarios de Los Angeles y de todo el estado señalaron que los impuestos empresariales estatales y locales son el segundo desafío, en orden de importancia.   Para el 38% de los empresarios de Los Angeles, ésta es la principal preocupación.

Los empresarios de Los Angeles (26%), al igual que los de todo el estado, identificaron las reglamentaciones locales para las empresas como el tercer desafío más importante. Es la primera vez que los encuestados de Los Angeles sitúan a las reglamentaciones estatales y locales para las empresas entre uno de los tres principales desafíos desde que la encuesta incluyó esta pregunta por primera vez, en el año 2004.

La economía nacional fue considerada como el cuarto desafío, en orden de importancia; y las preocupaciones acerca de los costos de compensación del trabajador vinculados con los costos del seguro médico ocuparon el quinto lugar. En esta región se registró el menor número de empresarios (22%) que experimentaron aumentos en la prima del seguro de compensación del trabajador en el año 2010. En promedio, esta prima subió un 13%.
                  
Otros puntos destacados de la encuesta
• Teniendo en cuenta todos los condados encuestados, los empresarios de esta región (27%) fueron los que más solicitaron préstamos comerciales o acceso a un crédito en el año 2010. Al 38% de ellos se le negó el préstamo o crédito solicitado. Y de éstos, el 69% no logró conseguir un financiamiento alternativo.
• El 39% no cuenta con una línea de crédito comercial, lo cual representa un aumento del 3% en comparación con el año pasado.
• El 42% informó no haber implementado cambios en los precios de sus productos o servicios durante el año 2010. El 27% de los empresarios aumentó algunos precios y bajó otros en el año 2010.
• El 41% ofrece cobertura médica a sus empleados, lo cual constituye una reducción del 3% respecto del año anterior.
• Los empresarios de Los Angeles señalaron que las tres principales ventajas de desarrollar actividades comerciales en California son: (1) las oportunidades de crecimiento, (2) el clima favorable (3) y los lazos familiares. En todo el estado, el clima favorable fue identificado como la primera ventaja, y las oportunidades de crecimiento, como la segunda. Los empresarios de Los Angeles y de todo el estado ubicaron los lazos familiares en el tercer lugar.
• El 11% manifestó que los sitios web para establecer conexiones sociales cambiaron considerablemente su comunicación con los clientes o la manera de promover sus negocios.
• El 9% planea realizar cambios en la estructura propietaria de su empresa. Dentro de este grupo, el 23% tiene planeado transferir la totalidad o parte de la propiedad empresarial, y otro 21% planea incorporar a un socio.
• El 49% ofrece vacaciones pagas, lo cual indica una reducción del 11% desde el año 2008.
• El 39% está estableciendo una comunicación más fluida con los empleados y el 26% está ofreciendo una mayor flexibilidad horaria y trabajos de medio tiempo para mantener la motivación de los empleados en estos difíciles tiempos financieros.
 
Acerca de la encuesta
Union Bank encuestó a 2,892 dueños de pequeñas empresas de California, entre el 10 y el 28 de enero de 2011. Entre las empresas encuestadas –que a los fines de la encuesta debían definirse como empresas con ventas anuales de $5 millones o menos–, se incluyeron empresas que eran clientes del banco y otras que no lo eran. Los empresarios encuestados tenían un promedio de 13 empleados y un promedio de 16 años de antigüedad en la actividad comercial. En base al tamaño de la muestra, los resultados de la encuesta reflejan un margen de error de +/- 2%, el 95% de las veces. EC

SHARE

Más artículos de interes