El precio del dinero subirá. La industria bancaria ya ha perdido más de $500 mil millones durante esta crisis y esas pérdidas por lo menos se duplicarán antes de que salgamos de la crisis. Como cualquier negocio que pierde dinero, tiene que buscar la forma de recuperarlo. Veremos un incremento en las tasas de interés, en los honorarios y las penalidades que cobran. También, el número total de bancos grandes se ha reducido. Con menos competencia, existe el riesgo de que cobren más los bancos que quedan.

Las empresas reducirán su producción e inventarios. En los últimos días hemos visto reducciones drásticas en la producción de empresas industriales. Mayoristas y distribuidores también están comprando menos. Hacen esto porque saben que los consumidores van a gastar menos dinero a causa de la falta de crédito y la incertidumbre que existe en la economía. No quieren quedarse con almacenes llenos de mercancía que luego tienen que dar a precios regalados.

Los empleos bajarán. Si están produciendo, almacenando y distribuyendo menos, entonces a las empresas no les harán falta tantos empleados. Por eso veremos también un incremento en la tasa de desempleo, en el número de personas solicitando ayuda del gobierno y un descenso en el número de horas extras otorgadas.

Los bancos seguirán desorganizados con las modificaciones de préstamos. Millones de familias que han intentado negociar con las hipotecarias se han dado cuenta de que el proceso no es fácil. Peor aún, muchos bancos están muy desorganizados, sin los sistemas, ni los empleados entrenados para manejar el volumen de solicitudes. Con la nueva ley de ayuda que se hizo ley en julio, y ahora este programa de ayuda para los bancos, estas instituciones van a pensarlo dos veces sobre cuál es la mejor forma de resolver los problemas que tienen con algunos clientes.

Muchos se preguntan, ¿si viene todo esto, cuál fue el propósito del programa de ayuda? La respuesta es clara: sin la ayuda, la situación hubiese sido mucho, mucho peor. Es fácil sentirse pesimista sobre todo esto, pero en realidad es necesario que ocurra. Nuestra economía funciona en ciclos. Después de períodos de crecimiento y ganancias, vienen períodos de crisis y pérdidas. Pero una vez que pasamos por el periodo malo, sabemos que nos espera el bueno. Ten paciencia y sé prudente con tus gastos.

Mike Periu, experto financiero, es el director del New Business Institute. Ofrece consejos, talleres y asesoría para empresas y familias. 1.800.929.4402 | [email protected] | www.tudinerocuenta.com ©EcoFin Media, LLC

Vocabulario financiero
ISM Index: Índice que mide el nivel de actividad de producción entre los fabricantes del país. La última medida del índice de 43.5% muestra un fuerte descenso en la producción del país.   

Para comentarios: 1-800-242-2527

Compartir

Más artículos de interes