Cualquiera que sea la razón, convertirse en empresario no sólo implica una inversión de dinero, sino de tiempo.

Vaya paso a paso
A la hora de iniciar lo primero que hay que hacer es desarrollar un plan de negocios, ese plan requiere que usted escriba qué tipo de negocio busca y las alternativas económicas que tiene para emprenderlo.

El plan de negocios será un éxito en la medida en que se asesore de profesionales que le ayuden a diseñarlo. Existen organizaciones como la Agencia Federal para el Desarrollo de las pequeñas Industrias (Small Business Administration o SBA), que lo pueden asesorar gratuitamente o a muy bajo costo.

Haga una lista de los posibles negocios en los que usted se visualiza trabajando de manera cómoda pero también tenga en cuenta el tipo de rentabilidad que pueden generarle. Una vez elegido el negocio piense en el lugar en donde lo quiere establecer. Recuerde que está pensando en una inversión a largo plazo y que entre más alternativas tenga, mejor.

En muchas ocasiones los nuevos empresarios quieren comenzar su negocio donde otros los han tenido antes pensando en que ya tienen una clientela asegurada; esto sólo es efectivo si usted investiga a fondo el pasado de ese establecimiento y revisa sus condiciones físicas y sus antecedentes económicos.

Si está pensando en ubicar su negocio en un edificio, establezca las ventajas y desventajas de la zona y si no tiene el dinero suficiente para hacer una inversión en un local explore la posibilidad de abrirlo en su casa.

Una vez decidido el tipo de negocio y el lugar donde funcionará, dedíquese al cumplimiento de los requisitos legales; el primero de ellos es registrar el nombre de su negocio ante la entidad responsable en su estado o ciudad; recuerde que debe destinar un dinero para hacer este registro y que si lo suyo es un establecimiento de venta de comida debe cumplir, además, con las respectivas licencias de sanidad.

Cualquier empresa es un reto que exige toda su dedicación. Recuerde que debe estar preparado para no recibir ganancias por un tiempo, pero no se desanime, con mucho esfuerzo y dedicación usted puede llegar a ser dueño de su propio negocio.

Contenido cortesía de La Columna Vertebral de La Red Hispana

 

¿Te gusta lo que acabas de leer? ¡Hazle Digg!

Compartir

Más artículos de interes