Ignorar este tema puede limitar su prosperidad. Siga este plan de cinco pasos que le ayudará a mejorar su situación financiera

Por: Orlando Montiel 

Uno de los propósitos más comunes, especialmente al comienzo de un año nuevo, es cuidar mejor la salud. Muchos nos ponemos a dieta, nos inscribimos a un gimnasio, y buscamos cambiar hábitos. Pero no mucha gente habla sobre la salud de las finanzas. Es un tema que intimida, abruma y hasta puede llegar a ser incómodo. Pero ignorar este tema puede limitar su prosperidad. Para evitar esto, he desarrollado un plan de cinco pasos para ayudarlo a mejorar su situación financiera.

Paso #1: Evalúe sus finanzas

Cuando uno empieza una dieta o programa de ejercicio, es importante evaluar los hábitos e identificar cuáles tiene que cambiar para obtener los resultados deseados. Lo mismo se tiene que hacer para tener finanzas saludables. Como paso inicial haga una lista de los gastos, deudas e ingresos del hogar para entender mejor su situación económica. Lo más importante en este paso es la honestidad. Ignorar los estados de cuenta puede ser devastador para su situación financiera y puede traer serios problemas económicos. Además, ignorar sus estados financieros no hacen que el problema desaparezca, tarde o temprano tendrá que afrontar la situación. Consulte con un asesor financiero, contador, banquero o abogado. No importa cuál sea el escenario, solo al saber cuál es su situación podrá atacar el problema y resolverlo.

Paso #2: Diseñe su programa 

Los programas de finanzas, así como las dietas o ejercicio, deben ser diseñados para su estilo de vida y deben reflejar la etapa en la que se encuentra. Por ejemplo, si se graduó de la universidad recientemente y busca eliminar la deuda estudiantil, debe enfocarse SOLAMENTE en eliminar la deuda; no hacer ninguna transacción financiera, iniciar ningún tipo de plan de ahorro, retiro o inversión antes de eliminar las deudas; crear un plan de gastos mensuales; pagar con efectivo o con una tarjeta prepagada, así solo gastamos lo que tenemos. Un consejero o asesor de finanzas puede ayudarle a diseñar un programa que le permita cumplir con sus objetivos.

Paso #3: Obtenga las herramientas necesarias  

Así como hay máquinas de ejercicio que le ayudan a fortalecer músculos, quemar calorías, elevar su nivel de cardio, etc., también existen muchos apps y softwares que le pueden ayudar a tener un mejor control sobre sus finanzas. Por ejemplo, TurboTax, el líder en la preparación de impuestos le ayuda a hacer su declaración usando una computadora, tableta o smartphone. A través de preguntas fáciles sobre su situación, TurboTax le ayuda a encontrar deducciones para que tenga un mayor reembolso. Y si tiene preguntas durante el proceso, TurboTax cuenta con agentes y contadores públicos bilingües que pueden resolver sus dudas. ¡Es como tener un entrenador privado de finanzas!

Paso #4: ¡Comience! 

Una vez que tenga su plan de finanzas, ¡es momento de comenzar! Como en cualquier dieta o plan de ejercicio, la disciplina es la llave del éxito. Es importante eliminar compras discrecionales como el café, helado, comidas fuera, etc. Aunque parezcan mínimos los costos, al final todo suma y puede tener un impacto en el presupuesto que había establecido. Tampoco olvide pagar a tiempo gastos y recibos como luz, agua, internet, etc., para no generar intereses.

Paso #5: Monitoree su progreso  

Revise sus finanzas una vez a la semana para monitorear su progreso. El ver pequeñas victorias como reducción en su deuda o un incremento en sus ahorros, se mantendrá motivado para seguir con su plan. Si tiene pareja o familia, involúcrelos en la revisión de las finanzas para que sepan cuál es el presupuesto del mes, cuál es la meta final, qué han logrado hasta ahora, etc. Esto no solo le ayudará a contar con el apoyo de su familia, pero es una excelente oportunidad de enseñarle a sus hijos la importancia de cuidar las finanzas desde pequeños.

Los problemas financieros pueden afectar nuestro bienestar, salud mental y las relaciones con nuestra pareja o familiares. Con tan solo unos pequeños cambios en la manera en que administramos y gastamos nuestro dinero, podremos tener una situación económica más saludable. EC

Compartir

Más artículos de interes