Más de 300 niños de bajos recursos acuden a “A Place Called Home”, un  lugar que combate la delincuencia del sur de Los Angeles con programas de música, educación y deporte

Por Alicia G. de Angela | Los Angeles | 22 de febrero de 2013

150 licorerías y ni un solo cine. Con esta sorprendente oferta de ocio, no es de extrañar que muchos jóvenes de South Central Avenue acaben atrapados en pandillas, drogas y alcohol. Pero afortunadamente existen organizaciones como “A Place Called Home” que luchan por sacar a estos adolescentes de lo peor que la ciudad de Los Angeles tiene que ofrecer.

De hecho, sus programas gratuitos de música, educación, deporte y tutoría han transformado ya la vida de muchos niños y adolescentes, como es el caso de Daniel Ortega, un joven de origen mexicano que explica cómo las clases de música le han hecho mirar la vida de otra manera. Daniel comenta orgulloso cómo, con tan solo 14 años, se ha convertido en el presentador de la radio de “A Place Called Home”.

“Aquí discutimos todo tipo de temas, y como no, también el de la violencia. Yo crecí en medio de pandillas y de disparos y uno no sabe cómo salir de estas situaciones. Este lugar te saca de todo esto y te muestra el camino hacia algo mucho mejor”.

A este camino precisamente es al que se refiere Jonathan Zeichner, director ejecutivo de “A Place Called Home”, quien afirma que su verdadero cometido es mostrar a cada niño su auténtico potencial. “El hecho de nacer en un determinado código postal marca la vida de un niño. Es como si todo el mundo estuviera preparado para que los jóvenes del sur de Los Angeles fracasen. Y esto es precisamente lo que cambiamos aquí”.

Un esfuerzo que llevan haciendo por los últimos 20 años y que, en vista de los recortes financieros que han afectado a tantas escuelas, van a seguir ofreciendo. Por ello, “A Place Called Home” va a abrir un nuevo centro para adolescentes y ampliar su programa de becas.

Karina Domínguez pertenece a “Bridge to the Future”, el programa que prepara a los chicos en su camino a la universidad. En él, esta adolescente de 17 años recibe clases de ayuda financiera y de computación y afirma tener grandes sueños por cumplir. “Yo nací en South Central rodeada de helicópteros y sirenas de policías, y hasta que llegué aquí nunca pensé en que quería hacer algo importante con mi vida”. Una meta de la que ahora presumen muchos jóvenes como ella y que “A Place Called Home” hará realidad cueste lo que cueste. EC

A Place Called Home
2830 S. Central Avenue, Los Angeles, CA 90011
323/232-7653 www.apch.org

Más artículos de interes