Carlos Rojas se convirtió en el primer latino en ocupar la jefatura de policía en una ciudad donde la mayoría es de origen hispano

En una ciudad donde el 78 por ciento de la población es de origen hispano, era cuestión de tiempo para que uno de ellos ocupara el puesto de jefe de policía. Esta ciudad es Santa Ana, un lugar donde las tiendas, los restaurantes, los lotes de ventas de autos, los supermercados y, sobre todo, la gente, demuestran el auge de los latinos en Estados Unidos.

Hace unos días se llevó a cabo la ceremonia de juramentación del nuevo jefe de policía de Santa Ana. Se llama Carlos Rojas y es el primer latino en ocupar ese puesto, aunque cabe señalar que se desempeñó durante dos años como jefe interino.

Con 24 años de servicio, Rojas recibió los aplausos y las muestras de aprobación de los allí presentes, entre ellos el jefe de policía de la ciudad de Anaheim, Raúl Quezada, otro latino que fue investido recientemente.

Rojas se unió al Departamento de Policía en 1990 y desde ese entonces su desempeño le ha permitido escalar posiciones hasta llegar a la jefatura. Graduado de la Universidad Estatal de California en Long Beach y con una maestría en justicia criminal obtenida en la Universidad de Chapman, el nuevo jefe parece haber cumplido uno de sus sueños.

Casado y con tres hijos, el flamante jefe de policía sabe que la tarea es muy demandante y que tendrá que demostrar que puede dirigir a un departamento que cuenta con un personal de 580 elementos. Por supuesto, el hecho de ser de origen hispano le servirá para ganar la confianza y el apoyo de aquellos que querían ser representados por uno de los suyos.

“Somos una de las ciudades más seguras del Condado de Orange, y tengo toda la confianza del mundo que bajo el liderazgo del jefe Rojas, lo seguiremos siendo”, comentó el alcalde de la ciudad, otro de origen latino, Miguel A. Pulido, en una nota del OC Register. EC

Compartir

Más artículos de interes