Una iniciativa federal tiene como objetivo ayudar a las familias elegibles de California con el costo del servicio de internet

La pandemia nos está enseñando importantes lecciones y ha expuesto inequidades notorias. Entre ellas, la gran cantidad de hogares que no cuentan con acceso asequible y confiable al servicio de internet, y que se están quedando atrás. Se les están negando oportunidades de aprendizaje, atención médica, capacitación laboral y carreras con buen salario, acceso a servicios del gobierno y comunicación con familiares y amigos.

Una encuesta reciente del Fondo para las Tecnologías Emergentes de California (California Emerging Technology Fund, CETF) @net4allnow y la Universidad del Sur de California (@USC) demostró que la brecha digital es una manifestación de la brecha económica y que, a menos que empecemos a buscar con urgencia maneras de resolverla, toda una generación de californianos sin conexión, y todo nuestro Estado, estarán en una situación peor que la actual.

“Con la pandemia, se ha vuelto a centrar la atención en la brecha digital. Tenemos una oportunidad única de alcanzar el objetivo de la adopción total de la banda ancha”, dijo Hernán Galperin, Ph.D., investigador principal del estudio y profesor adjunto en la Escuela de Comunicación y Periodismo de la USC Annenberg.

¿Quiénes se están quedando atrás?  

Aunque en 2021 hubo un porcentaje récord de hogares con conexión a Internet en California, según la Encuesta sobre el uso de la banda ancha en el estado el 15% de los hogares (casi 2 millones) aún permanecen en una situación de desventaja: el 9.6% no cuentan con conexión (aproximadamente 1.25 millones de hogares) y el 5.6% están subconectados (unos 730,000 hogares solo tienen acceso mediante un teléfono móvil).

La brecha digital sigue afectando particularmente a una gran cantidad de hogares de ingresos bajos y de familias latinas, adultos mayores y personas con discapacidad. Para muchos de estos hogares, el costo del servicio de Internet es demasiado alto, y ese es el principal motivo por el que no lo contratan.

En general, el 29% de los hogares de California con ingresos inferiores a $40,000 al año no tienen conexión o solo tienen acceso a través de un teléfono. Este número llega al 35% de los hogares en el caso de latinos que solo hablan español.  La brecha digital es un problema urbano y rural, y afecta a personas de todas las edades. Más de un cuarto de los californianos mayores de 65 años (el 28%) y de las personas con discapacidades (el 27%) no cuentan con conexión o están subconectados, en comparación con el 15 % de la población total.

¿Qué puede hacer usted?

Esta es la buena noticia: para las familias e individuos elegibles, está disponible el Beneficio de Emergencia para Internet (Emergency Broadband Benefit, EEB), una nueva iniciativa federal por tiempo limitado que bonifica hasta $50 por mes del costo del servicio de internet en el hogar, lo que lo vuelve mucho más económico o incluso gratuito en algunos casos. Es posible que esto solo dure unos meses. No se demore: averigüe si usted o la comunidad a la que apoya son elegibles y envíe una solicitud hoy mismo a:https://www.internetforallnow.org/aplicahoy. EC

Martha M. EscutiaMartha M. Escutia – Senadora del Estado de California (Ret.). Vicepresidenta de Relaciones con el Gobierno del Estado y Consejera Especial de la Universidad del Sur de California es coautora junto con la Declaración de Derechos de Equidad Digital de CETF y el nuevo Beneficio de Banda Ancha de Emergencia (EBB).