Conozca los síntomas de esta enfermedad poco conocida y los tratamientos para combatirla eficazmente

Se habla poco de ella, pero cuando aparece suele causar varias molestias en sus víctimas. Se conoce como la enfermedad de Graves, un trastorno del sistema inmunitario que ocasiona la producción excesiva de hormonas tiroideas, condición conocida como hipertiroidismo. Debido a que las hormonas tiroideas afectan muchas de las funciones corporales, los signos y síntomas de la enfermedad de Graves pueden ser muy variados.

La extirpación de la tiroides es una de las varias opciones de tratamiento que pueden disminuir eficazmente los síntomas de la enfermedad de Graves. Otras opciones incluyen fármacos antitiroideos y yodo radiactivo. Cada individuo es diferente, y no existe un único tratamiento que sea el mejor para todos. La tiroidectomía a menudo alivia los síntomas de la enfermedad de Graves, pero conlleva, como toda cirugía, riesgos y posibles complicaciones.

Sin embargo, la enfermedad es tratada con más frecuencia con yodo radiactivo, también llamado radioyodo. Debido a que la tiroides necesita yodo para producir hormonas, el yodo radiactivo penetra en las células tiroideas. Con el tiempo, la radiactividad destruye las células tiroideas hiperactivas, y el tamaño de la glándula tiroides disminuye. En el transcurso de varias semanas a varios meses, por lo general los síntomas disminuyen gradualmente.

Las personas con enfermedad de Graves que presentan oftalmopatía, una condición caracterizada por ojos protuberantes, párpados inflamados o retraídos y enrojecimiento ocular, posiblemente opten por la cirugía para extirpar la tiroides en lugar del yodo radiactivo, porque la inflamación que causa esos síntomas oculares se puede agravar con el yodo radiactivo

Otras razones por las que podría quererse o recomendarse una tiroidectomía como el mejor tratamiento incluyen: una glándula tiroides muy grande, nódulos tiroideos sospechosos, fracaso del yodo radiactivo o temor al mismo, o incapacidad de recibir fármacos antitiroideos. Además, los síntomas tienden a desaparecer más rápidamente con la cirugía que con otros tratamientos.

Cabe señalar que la ausencia de la tiroides no interferirá con la vida cotidiana siempre que se reciba la dosis correcta de fármacos tiroideos, lo que no resulta difícil para la mayoría de las personas. EC

Con información de Mayo Clinic

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes