Un desfibrilador externo automático o AED puede salvar la vida de una persona después de un paro cardíaco

Un paro cardíaco es cuando el corazón de una persona deja de latir repentinamente. A menos que se trate en cuestión de minutos, la persona puede morir porque la sangre ya no bombea al cerebro ni a otras partes del cuerpo.

Una descarga rápida al corazón hecha con un desfibrilador externo automático o AED puede salvar la vida de una persona después de un paro cardíaco. Un AED es un dispositivo portátil operado por batería que cualquier transeúnte puede usar. El AED comprueba el ritmo cardíaco y puede enviar una descarga eléctrica al corazón para intentar restaurar el ritmo normal del latido.

Los AED se encuentran en lugares públicos, como edificios de oficinas, escuelas y centros comerciales. Pero los expertos estiman que cada año más de 18,000 estadounidenses sufren un paro cardíaco que ocurre en un lugar público con testigos presentes.

Después de que se realiza una llamada al 911 para reportar un paro cardíaco, pueden pasar entre 4 y 10 minutos antes de que lleguen los servicios médicos de emergencia. Un equipo de investigación dirigido por el Dr. Myron Weisfeldt, de la Universidad Johns Hopkins, exploró si se podría salvar una proporción significativa de vidas si los transeúntes usaran un AED antes de que llegaran los servicios de emergencias.

El análisis mostró una mayor probabilidad de supervivencia cuando un transeúnte usó un AED (67%) en lugar de esperar a que los servicios médicos de emergencia aplicaran una descarga eléctrica al corazón del paciente (43%). Además, las personas tenían más probabilidades de sobrevivir con una discapacidad mínima después de un paro cardíaco (57% usando un DEA por un transeúnte, frente a 33% cuando el DEA fue usado por los servicios médicos de emergencia).

“Estimamos que aproximadamente 1,700 vidas se salvan en los Estados Unidos al año cuando los transeúntes usaron un AED”, dijo Weisfeldt. “Desafortunadamente, no hay suficientes personas que sepan buscar un AED en lugares públicos, ni que sepan cómo usarlos”.

Pasos simples para usar AED

1. Encienda el AED.

2. Despeje el área del pecho de la persona.

3. Adjunte las almohadillas.

4. Conecte el enchufe.

5. Manténgase un poco separado.

6. Presione el botón de “Analizar ritmo cardíaco”.

7. Aplicar la descarga eléctrica. EC 

Con información de los National Institutes of Health

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes