Un equipo de médicos del Hospital Mount Sinai aclara estos mitos y ofrece consejos para corregirlos:

1. La piel morena no necesita protección solar. “Para evitar el cáncer en la piel, todos los latinos, sin importar su color de piel, deben aplicar protector solar cada 30 minutos, la primera aplicación 30 minutos antes de exponerse al sol y cubriendo todas las áreas que se expondrán al sol, con mínimo dos onzas de bloqueador cada vez”, dice el Doctor y Cardiólogo Samer Kottiech.

2. Tomando café, gaseosas y cervezas, no necesito agua. Con temperaturas de más de 90 grados, el cuerpo debe estar hidratado, y pocas bebidas hidratan su cuerpo como el agua. El doctor Carlos Driggs, especialista en medicina interna comenta: “Para evitar la deshidratación, lo mejor es tomar entre 1 y 2 vasos de agua por hora cuando se está al aire libre, si se consume alcohol o hace ejercicio, se recomiendan 2-3 vasos por hora, especialmente con temperaturas cada vez más altas”.

3. Si la comida está cocinada, no se daña. Las actividades al aire libre son muy populares entre los latinos, lo cual aumenta los riesgos para esta población durante le verano. Rajeev Sindhwani, especialista en cuidado cardiovascular dice que “se puede evitar la intoxicación siguiendo cinco reglas sencillas: 1) tener la manos limpias para manipular los alimentos; 2) usar una tabla para picar carne y otra para vegetales; 3) no dejar los alimentos al aire libre por tiempo prolongado; 4) asegurarse que las carnes estén bien cocidas; y 5) limpiar la parrilla antes de cocinar alimentos frescos.

4. Si usted elimina la grasa, se pierde el sabor. “Existe la idea de que quitar la piel del pollo o reducir la grasa de la carne, hará que la comida pierda  sabor. Todos los alimentos, pueden tener un sabor exquisito incorporando especias, frutas y verduras”, dice el Dr. Eliscer Guzman, MD FACC, y agrega, “eso ayudará a que los latinos disfruten una vida libre de dos de las enfermedades que más afectan a esta comunidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. También hay que cuidar los tamaños de las porciones, para medir el tamaño de la carne, por ejemplo, asegúrese que esta sea del tamaño de la palma de su mano”, agregó el Dr. Guzmán.

Información cortesía del Centro Médico Mount Sinai

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes