Muchos adultos reconocen que experimentar con drogas es peligroso y puede causar serios problemas. Por el contrario otros consideran que los jóvenes sólo están probando, sin pensar que el consumo puede llevarlos a la adicción. Aunque no todas las personas que prueban la marihuana siguen el patrón progresivo de: uso, abuso y adicción, probar las drogas es un camino peligroso y no hay forma de saber quién desarrollará un problema y quién no.

¿Por qué prueban la marihuana?

Según la Encuesta Nacional, los adolescentes deciden probar la marihuana por razones como: presiones de sus compañeros, tensiones relacionadas con la escuela o la familia, problemas de depresión o autoestima.
Ayude a su hijo a mantenerse lejos de la marihuana:

Tómese el tiempo para obtener información sobre la marihuana y hable con sus hijos sobre los daños que ocasiona en la salud, las repercusiones sociales, así como las consecuencias sobre el proceso de aprendizaje.

Explíquele a sus hijo que el uso de la marihuana es inaceptable. Ponga las reglas en claro. Muchos adolescentes manifiestan que no fuman marihuana ni consumen drogas porque no quieren disgustar a sus padres.

Entérese dónde se encuentra su hijo, quiénes son sus amigos y los padres de sus amigos.

Manténgase alerta. Conozca las señales indicativas de un adolescente cuando consume drogas: cambios de estado de ánimo, hábitos de sueño, amistades sospechosas, disminución del rendimiento escolar y repentino mal humor.

Aliente a sus hijos a participar en actividades constructivas y deportivas.

Celebre y reconozca las actitudes positivas como conducir bien y no tomar drogas o alcohol. Dedíquele más tiempo a su familia.

Para mayor información diríjase al 1 (877) 746-376427 (877-SIN-DROGAS) ó al www.LaAntidroga.com, ambos con atención en español.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes