Después de las albercas, se ahogan más niños en las bañeras que en ningún otro lugar -en el interior y en los alrededores de la casa-. Desde el 2002 hasta fines del 2004, la CPSC ha recibido informes de 221 niños menores de 5 años que se ahogaron en incidentes relacionados con la bañera. La mayor parte de estos niños tenía menos de 2 años de edad. A menudo estos incidentes involucran casos en los que las personas que los cuidan los dejan momentáneamente en la habitación para atender el teléfono o la puerta, o para buscar algo como, por ejemplo, una toalla. En otros incidentes, se había dejado a un niño más pequeño al cuidado de un hermano mayor.

Los incidentes de ahogamiento comunicados a la CPSC confirman otro peligro de ahogamiento: las cubetas. La CPSC tiene informes de 94 ahogamientos por inmersión relacionadas con cubetas, desde 1999 hasta fines del 2006. Salvo uno, todas estas muertes fueron de niños menores de 2 años. “Un niño puede ahogarse muy rápidamente en una pocas pulgadas de agua”, comentó la Presidenta Interina de la CPSC, Nancy Nord.

Consejos para que los niños estén a salvo
La CPSC recomienda a padres y cuidadores que sigan estos consejos de seguridad cuando los niños están cerca de las bañeras, cubetas, spas o fuentes decorativas:
• Jamás deje a los niños pequeños solos ni por un momento cerca del agua. Los niños pequeños pueden ahogarse incluso en pequeñas cantidades.
• Mantenga a los niños pequeños siempre vigilados de cerca cuando estén en una bañera. Si debe salir, lleve al niño con usted. Evite dejarlo solo, incluso para contestar el teléfono o la puerta, para buscar una toalla ni por ninguna otra razón.
• No deje a un bebé o niño pequeño en la bañera al cuidado de otro niño.
• Nunca pierda de vista una cubeta u otro recipiente grande que contenga incluso una pequeña cantidad de líquido. Los niños pequeños pueden caer de cabeza y ahogarse.
• Después de usar una cubeta o un bote grande, vacíelo y guárdelo donde los niños pequeños no puedan alcanzarlo. No deje estos recipientes en el exterior, donde podrían acumular agua de lluvia.
• Evite que los niños tengan acceso a spas o tinas de hidromasaje cuando no están en uso; protéjalos siempre con cubiertas de seguridad y barreras.
• Aprenda las técnicas de resucitación cardiopulmonar. Pueden salvar una vida cuando sólo se tienen segundos para actuar.

Información cortesía de PR Newswire

Para comentarios: [email protected] ó 1(800) 242-2527.

Compartir

Más artículos de interes