Después de terminadas las vacaciones de invierno y ya con medio camino recorrido en la escuela, algunos estudiantes pueden distraerse de sus estudios. Para volver a tomar el camino del éxito, ponga en marcha las siguientes recomendaciones:

1. Aprendan juntos. Establezca junto a su hijo una o dos metas importantes para lo que resta del año escolar. Tal vez mejorar las calificaciones en una materia o hacer la tarea a tiempo y entregarla al día siguiente, sin pretextos. Acuerde en dar recompensas por los logros o fijar consecuencias. Deben trabajar juntos, apoyarse y apoyarse en todo momento.

2. Ayúdelo a ser organizado. Un niño se estresa menos si tiene su mochila limpia y con todo lo necesario. También es buena idea ayudarlo a dividir un proyecto grande en segmentos más pequeños para que no sienta que es un trabajo abrumador. Su lugar de trabajo en casa debe estar de igual modo limpio y ordenado.

3. Establezca rutinas útiles. Déle a sus hijos rutinas fáciles de seguir, apartando los fines de semana y los días festivos para descansar. Debe fijar la hora de dormir, despertarse, ir a la escuela, hacer las tareas, jugar y pasar un tiempo en familia.

4. Mantenga hábitos saludables. Los niños saludables aprenden mejor. Vigile y controle el tiempo que pasan frente a la televisión, los videojuegos, los teléfonos, etc. Cerciórese de que duerman lo suficiente, que coman a sus horas y sanamente, y que hagan alguna actividad física.

5. No se dé por vencido. Transmita a sus hijos la idea de que usted se toma en serio el cumplir con las metas establecidas, y de que su éxito en la escuela es igual de importante para usted.

6. Sirva de ejemplo. Los niños aprenden de sus padres. Si ven que son organizados, y se dan cuenta de lo que es importante para usted y su familia, como mantenerse sanos y ser fieles a sus valores y principios, no dude que algunos de esos ejemplos los adoptarán como lecciones de vida.

7. Busque ayuda. Si sus hijos siguen teniendo problemas a pesar de todos sus esfuerzos, lo mejor es pedir ayuda. Consulte con el maestro del niño o uno de los consejeros de la escuela; hasta puede solicitar la ayuda de otro niño para que estudie junto con su hijo. No deje que el problema se haga más grande.

8. Pregunte a otros padres. Usted no es el único tratando de mantener a sus hijos en el buen camino. Aprenda de otros padres que han pasado por lo mismo, maestros que han enseñado a cientos de niños y otras personas cuyas opiniones usted respeta. Nadie tiene todas las respuestas, pero entre todos podrá encontrar muchas ideas y consejos que le ayudarán.

Compartir

Más artículos de interes