Inmediatamente después de un verano lento y soleado, el comienzo de un nuevo año escolar puede ser difícil para los niños. Para ayudar a facilitar esta transición siga estas recomendaciones:

1. Establezca horarios para dormir. Varios días antes de que comiencen las clases, los niños deben empezar a seguir un horario para acostarse y levantarse que refleje la rutina que llevarán durante la semana.

2. Ponga en la lonchera de su hijo alimentos saludables. Lleve a su hijo de compras al supermercado y juntos seleccionen productos que cumplan dos requisitos: que sean saludables y que el niño realmente los vaya a comer. Prepare recetas saludables

3. Haga del desayuno una prioridad. Cuando salga de compras al supermercado con su hijo, seleccione también diferentes productos saludables para el desayuno para asegurarse de que su hijo comience el día bien nutrido.

4. Resalte la información importante. La organización es clave para ponerle freno al estrés, por lo que, en la medida de lo posible, anote en un calendario las fechas de entrega de tareas, las fechas de exámenes, etc. También registre información importante, como la combinación del casillero y los nombres y números de los profesores.

5. Pese la mochila. Llevar un peso excesivo en la mochila puede dañar la espalda de su hijo. Según la Asociación Americana de Quiropráctica, la mochila de un niño no debe pesar más del 10 por ciento de su peso corporal.

Información cortesía de Health Net

SHARE

Más artículos de interes