El mes de septiembre marca el comienzo de un nuevo ciclo escolar. Pero mientras los padres se ocupan de preparar a sus hijos para el regreso a clases, es importante recordarles que su lista de preparativos debe incluir la programación de citas médicas y dentales.

“La salud física de los niños está intrínsecamente ligada a un buen desempeño en la escuela”, explica el Dr. Jonathan Scheff, Director Médico de Health Net. “Por eso recomendamos que los niños vayan bien preparados en lo que a salud se refiere”.

Exámenes médicos
“Antes de cada nuevo año escolar se le debe practicar al estudiante un examen físico completo”, aconseja Scheff. “En términos generales los pediatras harán pruebas de detección de condiciones médicas tales como presión arterial alta, colesterol alto y obesidad. También deben realizarse pruebas de la vista y la audición”.

El especialista señala que esta consulta médica sirve además como una buena oportunidad para que los padres expresen cualquier preocupación acerca del estado emocional y el desarrollo de sus hijos.

En esta cita, también es importante asegurarse de que los niños estén al día con sus vacunas. “En este momento hay 10 vacunas que son recomendadas por el Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias, para evitar que los niños contraigan 14 enfermedades específicas”:


• Difteria,
• Hepatitis A
• Hepatitis B
• Influenza tipo B
• Influenza (gripe)
• Sarampión
• Paperas
• Tos ferina (tos convulsiva)
• Enfermedad neumocócica
• Polio
• Rotavirus
• Rubéola
• Tétanos
• Varicela

“De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, debido a que los niños son particularmente susceptibles a las infecciones, la mayoría de las vacunas se administran durante los primeros cinco o seis años de vida”, señala el experto.

El calendario de vacunación infantil recomendado está disponible en línea en Programador Instantáneo de Vacunas Infantiles del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias.

Dientes sanos
“Los problemas dentales pueden ocasionar problemas de salud general, y esto, a su vez, puede afectar negativamente la capacidad del niño para aprender”, advierte Robert Shechet, cirujano dentista, director de programas dentales de Health Net. De hecho, según un informe, en el año 2000 la caries dental fue la enfermedad crónica infantil más común, con una tasa de incidencia cinco veces mayor a la del asma.

“Los niños a menudo no se dan cuenta de que tienen un problema dental, así que los padres deben tomar medidas cuando noten, por ejemplo, que los hábitos alimenticios de sus hijos han cambiado, dice Shechet. Lo más importante es que sus hijos deben realizarse exámenes dentales al menos dos veces al año, a partir de que aparezca el primer diente de leche”.

Compartir

Más artículos de interes