Motivación: el comienzo de un nuevo año escolar puede ser algo excitante para los jóvenes, pero también implica que se tengan que sobreponer a ciertos miedos como conocer a un nuevo profesor, hacer otros amigos, responsabilidades académicas, etc. Trate de motivar a su hijo resaltando el aspecto positivo de comenzar un nuevo curso, las actividades extracurriculares a las que podrá asistir, así como hacer un montón de nuevas amistades con las que divertirse.
Preparación: comparta con su hijo las pequeñas o grandes compras que realice para el nuevo curso escolar. Un nuevo pantalón o una bonita mochila pueden resultar excitantes para los jóvenes. También la elección de un nuevo cereal o leche para el desayuno puede ser una ayuda para motivar a los estudiantes en la mañana.
Tareas: acostúmbrelo a realizar su tarea escolar todos los días. Si no tiene deberes que hacer el alumno puede leer para crear un hábito que será muy beneficioso. Recorte las horas de televisión, pues la pequeña pantalla no repercute positivamente en los jóvenes.

Y los papás también deben prepararse
Los adultos también deberán de modificar su horario en función del nuevo curso escolar, pero su más importante labor será la de participar activamente en la educación de su hijo.

• Si su hijo camina a la escuela acompáñelo y si usted no puede pídale a alguien que lo realice por usted. Si el joven ha de hacerlo por su cuenta esté seguro que conoce el camino y las normas de seguridad peatonal.

• Participe activamente en la educación de su hijo. Conozca a su profesor y entrevístese con él regularmente. Si no puede asistir como voluntario a la escuela de su hijo por motivos de trabajo, pregunte a los profesores y la administración cómo puede participar (trabajos en casa, actividades de fin de semana, etc.).

• Interésese por las tareas de su hijo. Qué es lo que aprende, qué le gusta, cómo lo puede ayudar…
No olvide que usted es una pieza fundamental en la educación de su hijo.

SHARE

Más artículos de interes