Las drogas disminuyen la capacidad de concentración de los alumnos y les impide cumplir con sus responsabilidades académicas. Además, aumenta el ausentismo escolar y la pérdida de la motivación. Los estudiantes que consumen drogas pueden perturbar el desarrollo normal de la clase, y agotar el tiempo y la energía del maestro.

Los siguientes son algunos consejos que le ayudarán a involucrarse en las campañas antidrogas de la escuela de sus hijos:

1. Infórmese sobre las normas de conducta vigentes en cuanto al alcohol y las drogas. Si todavía no se han establecido, asista a las reuniones de los padres voluntarios o las reuniones sobre la revisión de planes de estudio, o hable con el director para ayudar a elaborar normas de conducta en ese sentido. Las normas deben especificar lo que constituye una infracción de alcohol, tabaco o de otra droga, puntualizar las consecuencias de no cumplir con las reglas, y describir los procedimientos en casos de alguna infracción.

2. Conozca el tipo de programas que ofrece la escuela. El profesorado debe recibir capacitación para saber enseñar sobre el alcohol, el tabaco y el consumo de drogas. Este tema debe enseñarse de manera apropiada para la edad a cada nivel de grado durante todo el año, y no sólo una vez por año durante una semana especial.

3. Hable con su hijo sobre los programas disponibles. Pida a su hijo que le muestre los materiales repartidos durante la clase y fuera de ella, y aproveche la oportunidad para repasarlos juntos.

4. Entérese de las consecuencias de usar drogas. Investigue qué le pasa a quien sean descubierto consumiendo drogas. ¿La escuela ofrece una lista de organizaciones o grupos recomendados para los estudiantes que necesitan tratamiento?

5. Examine el material que se utiliza para educar a los jóvenes. ¿Contiene un claro mensaje de que el alcohol, el tabaco y otro consumo de drogas es incorrecto y dañino? ¿La información es veraz y está actualizada?

6. Averigüe si los programas antidroga de la escuela son evaluados. Los programas más exitosos se basan en la enseñanza de las capacidades de los estudiantes de superar la ansiedad, de tener firmeza, y sobre cómo sentirse cómodo en el ámbito social. Cuando estas lecciones se combinan con la educación sobre las drogas, los estudiantes se encuentran mejor preparados para resistir la tentación de las drogas al momento de encontrarse con ellas.

Información cortesía del U.S. Department of Education y Contenido Latino

SHARE

Más artículos de interes