Ahora que las temperaturas comienzan a descender y la luz diurna a desaparecer más temprano, los niños regresan a sus juegos en el interior de sus hogares. Si bien el verano es una época maravillosa para que los niños practiquen más actividad física, hay actividades dentro de casa que son beneficiosos para su desarrollo general.

La Dra. Kathleen Alfano, Directora Principal de Investigaciones Infantiles de Fisher-Price, le ofrece a los padres algunos consejos para que los niños puedan divertirse mientras aprenden sin tener que salir de casa.

1. Preste atención a los juguetes preferidos de sus hijos. Generalmente, los juguetes que prefieren dentro de casa son similares a aquellos con los que juegan al aire libre. Los juguetes portátiles como Little People® son una excelente alternativa, y son fáciles de transportar de una habitación a otra, o incluso a casa de los abuelos.

2. ¡Manténgalos activos! Dependiendo del sitio en el que residan, es posible que pueda llevar a los niños al parque por las tardes, caminar por la cuadra, montar bicicleta o jugar fútbol. Varios estudios revelan que los niños aprenden más cuando tienen tiempo para realizar actividades físicas. Pero si intervienen factores climáticos o de otro tipo, busque actividades bajo techo que mantenga activos a sus pequeños.

3. Haga de las tareas cotidianas una ocasión para compartir y aprender. Es innegable que los padres son expertos en hacer varias tareas simultáneamente. Aproveche la hora de preparar la cena para hablar con sus hijos mayores y saber cómo les fue en la escuela. Pregúnteles a sus hijos de edad preescolar qué formas y colores tienen los objetos existentes en la cocina. Hábleles acerca de las comidas que está preparando, y de los recuerdos que evocan. Incluso los niños más pequeños se animan a participar y aprenden al mismo tiempo con juguetes como el bilingüe Laugh & LearnTM Learning KitchenTM con luz en la puerta de su refrigerador, canciones, divertidas agrupaciones de comidas y formas, e incluso un grifo que se puede abrir y cerrar.

4. Los abuelos pueden ser salvavidas … ¡y también maestros! Los abuelos ocupan un sitio especial en las familias latinas. Considerados como los pilares de la familia, pueden vivir en la misma casa con sus hijos y nietos, o cuidar a estos últimos cuando sus padres trabajan … o quizá preparar la cena dominical para toda la familia. Si tiene la gran suerte de contar con la ayuda de sus padres, invítelos a estimular la imaginación de sus hijos narrándoles cuentos de su niñez, hablándoles acerca de las tradiciones, o hablar de lo que les gusta hacer para divertirse.

5. Léale diariamente a su hijo. Escuchar palabras una y otra vez le ayuda a su hijo a familiarizarse con las mismas. Use sonidos, canciones, gestos y palabras que rimen para ayudarle a adquirir conocimientos acerca del idioma y sus múltiples usos. Señale las palabras impresas que vea en casa y en otros lugares adonde lleve a su hijo como, por ejemplo, el mercado. Cree un lugar tranquilo y especial en su hogar para que su hijo lea, escriba y dibuje. Déle un buen ejemplo a su hijo leyendo libros, periódicos y revistas. Limite el tiempo que usted y su hijo dedican a ver televisión. El tiempo y la atención que pueda darle a su hijo darán por resultado beneficios que van más allá del éxito escolar.

Información cortesía de Metro Editorial Services

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes