La cadena de televisión lanza una campaña para registrar a tres millones de votantes latinos, una forma implícita de frenar las opciones del candidato republicano

 

Es probable que a Jorge Ramos no se le haya olvidado el incidente con Donald Trump en una rueda de prensa de la que acabó expulsado el periodista mexicano de Univisión. Sucedió en Iowa el pasado verano, cuando aún estaban muy recientes las declaraciones incendiarias del magnate neoyorquino sobre los inmigrantes procedentes del país vecino. Ramos encaró a Trump y fue expulsado de la sala por el equipo de seguridad del precandidato republicano a la Casa Blanca.

Ahora, la estrella del periodismo hispano en Estados Unidos es quizá la cara más visible de una campaña puesta en marcha por Univisión para lograr inscribir a la mayor cantidad de latinos de cara a los comicios de noviembre, con una meta de 3 millones de nuevos votantes. La idea, al menos de forma oficial, es lograr que la comunidad hispana a la que defiende, apoya y representa la cadena en español, tenga acceso a su derecho a decidir.

Sin embargo, no han faltado los críticos que entienden la campaña como una forma de oposición a Trump y al partido republicano en general, conocedores de la  tendencia de los hispanos hacia el bando demócrata. Ramos, por su parte, ha respondido al decir que no hay partidismo en las intenciones de Univisión y que ellos no son responsables de la mala imagen que han creado los conservadores entre los inmigrantes procedentes de América Latina.

Para lograr una mayor participación, Univisión comenzará a emitir mensajes a través de sus 126 estaciones de radio y televisión para hacer énfasis sobre la importancia de estar registrado para votar, además de invitar a sus espectadores a visitar su página web, Univision.com, y hacer uso de la guía del votante que han publicado.

No hay duda de que puede ser un factor determinante de cara a noviembre y una vez que se conozcan los nombres de los contendientes a la presidencia por ambos bandos. De ser Hillary Clinton y Donald Trump, como muchos esperan, la ex Secretaria de Estado partiría con ventaja entre esa minoría, más afín a su discurso que incluiría la tan ansiada reforma migratoria para legalizar a millones de inmigrantes hispanos.

Trump, por el contrario, se ha erigido en el antihéroe de la causa latina y en el campeón de la seguridad a ultranza en la frontera con México, prometiendo muros para cortar de raíz los cruces ilegales.

Aunque no se trata de la primera vez que cadenas como Univisión y Telemundo animan a los votantes latinos a registrarse, el escrutinio está siendo mayor en esta ocasión por la guerra desatada entre Univisión y Trump. Esa declaraciones en las que llamaba asesinos y delincuentes a los mexicanos llegados a EEUU, le costaron al empresario la ruptura de relaciones con la cadena, que dejará de emitir el concurso de Miss Universo que maneja el magnate. EC 

Más artículos de interes