No obstante, miles de mujeres son víctimas de  esa violencia permanentemente, pero lo más lamentable es que muchas la asumen como parte de su condición femenina y sienten o creen que es normal y que es una consecuencia más del orden establecido.

Violencia desde la niñez
Muchas han vivido ciclos de violencia que empiezan cuando son niñas, en un seno familiar en el que son abusadas o en el que son testigos del maltrato del que son víctimas sus madres, o las demás mujeres de su familia. Por eso, la resignación y el miedo se convierten en constantes de su vida, constantes que les impiden pedir ayuda, hablar, defenderse. Desafortunadamente los ciclos de violencia tienen tres destinos seguros, la cárcel, el hospital y el cementerio. 

Actúe a tiempo
Si usted es víctima de algún tipo de abuso por parte de un miembro de su familia, no lo piense más,NoSeaUnaVictimaMas denúncielo ante las autoridades, busque un refugio comunitario y lo más importante, decídase a no seguir siendo una víctima. Aun está a tiempo. Si teme por su estatus migratorio, debe saber que si es víctima de violencia doméstica le puede amparar la ley VAWA y la visa U.
Existe ayuda, hay recursos disponibles en español las 24 horas, siempre puede llamar a la línea nacional de violencia doméstica al 1(800)799-7233 o comunicarse con la policía si siente que el peligro es inminente.
Permitir que los ciclos de violencia se extiendan no es una buena decisión, pone en peligro su vida y muy probablemente también la de sus hijos. Hable, denuncie, actúe y recuerde que siempre se puede comenzar de nuevo.

Información cortesía de la Columna Vertebral

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes