El ejercicio no solamente nos ayuda a mantenernos en forma y a evitar acumular libras de más, sino que también puede ayudar a reducir los riesgos de las enfermedades del corazón, los ataques cardiacos, la diabetes tipo 2, la osteoporosis, la alta presión sanguínea y de un elevado nivel de colesterol. Pero también hay otras razones por las cuales la actividad física regular se recomienda, aun cuando las condiciones del clima no sean las más benévolas.

Otras razones para ejercitarse
Para fortalecer el sistema inmunitario. Durante la temporada de resfriados y catarros, el ejercicio es un aliado en la lucha para eludir los estornudos y todo lo que acompaña a estas enfermedades. La actividad regular refuerza las defensas del organismo haciendo más fácil la tarea de lidiar con los virus y las bacterias que aparecen en esta época del año.
Para deshacerse de las libras extras. Es un hecho que muchas personas suben de peso durante las fiestas de fin de año. Al paso del tiempo, esas libras adicionales se acumulan llegando a sumar entre 20 y 30 libras que la mayoría de las personas ganan cuando llegan a la edad adulta. Por eso es importante no posponer el ejercicio y tratar de eliminar las libras extras tan pronto como sea posible.
Para tener más energía. Las desveladas, el estrés de las compras navideñas y los compromisos sociales que acompañaron a los dos últimos meses del año, pueden haber deteriorado sus reservas de energía. El ejercicio ayuda a reducir la tensión muscular, lo cual conduce a poder dormir mejor y a aumentar los niveles de energía.
Para reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo. Los días “más cortos” del invierno pueden provocar en algunas personas algunos desórdenes afectivos de temporada, una condición que incluye síntomas como la fatiga, la irritabilidad y la depresión. El ejercicio es uno de los mejores antidepresivos, y también ayuda a calmar el estrés, la ansiedad y a mejorar el estado de ánimo en general. Además, produce un efecto calmante al elevar la temperatura corporal y aumentar el flujo sanguíneo al cerebro.

Los especialistas recomiendan que, para reducir los riesgos de enfermedades crónicas, hay que hacer ejercicio de moderado a intenso, durante al menos 30 minutos en la mayoría de los días de la semana. Para mantener un peso adecuado, el tiempo aumenta a 60 minutos y para perder peso, de 60 a 90 minutos.

Si no puede ejercitarse todos los días, intente barrer las hojas del jardín, aspirar la alfombra o subir y bajar escaleras. Cualquier actividad física es buena, así que olvídese del frío y póngase en movimiento.

Información cortesía de The American College of Obstetricians and gynecologists, www.acog.org
   
Para más temas de interés visite: www.articulos.elclasificado.com
Díganos su opinión. Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes