Por tal razón, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que todas las mujeres embarazadas se pongan la vacuna contra la influenza lo más pronto posible, aunque la influenza ya haya afectado su comunidad.

La vacuna contra la influenza es eficaz y segura y no puede causarle la enfermedad. Las mujeres embarazadas que tengan alguna preocupación con respecto al timerosal, una sustancia preservante que contiene mercurio y que se encuentra en algunas vacunas contra la influenza, pueden pedirle al médico que les pongan una vacuna que no contenga dicho preservante.

Además de la vacunación, los CDC recomiendan tomar medidas de prevención diarias a fin de protegerse contra la influenza. Estas medidas incluyen el cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo de papel cuando tosa o estornude, lavarse las manos con agua y jabón a menudo y tomar los medicamentos antivirales recetados en caso de que haya contraído la influenza.

La vacuna contra la influenza también se recomienda para los niños de seis meses de edad hasta su quinto cumpleaños; las personas de 50 años de edad y mayores; y los adultos y los niños que tengan condiciones médicas crónicas. Debido a que los niños menores de seis meses de edad son muy pequeños para administrarles esta vacuna, las personas que viven con ellos o que los cuidan deben protegerlos vacunándose contra la influenza.

Para más información, llame gratis a los CDC al 1-800-232-4636 o visite el sitio www.cdc.gov/flu/espanol.

Si está embarazada, ponerse la vacuna contra la influenza debería ser su prioridad.

Esta información fue cortesía de NAPSM

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes