Beneficios para la madre

La lactancia contribuye a aumentar los niveles de la hormona oxitocina, que hace que el útero se contraiga ayudando a reducir la hemorragia después del parto, y a recuperar el tamaño que tenía antes del embarazo. Las madres lactantes queman más calorías, por lo que tienden a recuperar el peso que tenían antes del embarazo con mayor rapidez.

Casos en los que no se debe amamantar al bebé

La lactancia es aconsejable para la gran mayoría de madres y bebés. Sin embargo, hay algunas excepciones. Por ejemplo, cuando la madre tiene VIH (el virus que provoca el SIDA), ya que puede transmitirle el virus al bebé a través de la leche materna; otro caso es cuando las mujeres tienen tuberculosis activa y no se han tratado con medicamentos, ellas tampoco deben amamantar a sus bebés, a menos que reciban un tratamiento para la enfermedad. Las mujeres que se han sometido a una cirugía de busto deben consultar a su médico para determinar si pueden amamantar a su bebé. La mayoría de las mujeres que toman medicamentos para tratar condiciones crónicas (como alta presión arterial o asma) pueden amamantar a sus bebés en forma segura. No obstante, se recomienda siempre consultar con su médico y el pediatra del bebé antes de tomar un medicamento -incluidos los que se venden sin receta y los preparados a base de hierbas- para determinar si es seguro durante la lactancia. Las drogas ilegales, como la cocaína y las anfetaminas, también representan un riesgo para los bebés lactantes, al igual que las grandes cantidades de alcohol.

Lo más importante al amamantar a su bebé es el vínculo especial que se forma entre madre e hijo, lo cual se traduce en beneficios emocionales para los dos. EC

Si desea obtener más información en español diríjase a https://www.nacersano.org/centro/9388_10052.asp

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes