Los exámenes de prevención, la vacuna y la información pueden ser el mejor remedio para una enfermedad que puede ser mortal

El cáncer cervical es un tema grave de preocupación para todas las mujeres, en particular para las latinas porque tienen una mayor probabilidad de riesgo. Cada año, aproximadamente 12,000 mujeres en todo el país reciben el diagnóstico de cáncer cervical, y más de la mitad de estos casos son mujeres que nunca se hicieron el examen de detección o que no se lo han hecho en los cinco años anteriores al diagnóstico.

Cuando el cáncer cervical se detecta en las etapas iniciales, el índice de supervivencia a cinco años es cercano al 100 por ciento. Por eso es tan importante hacerse los exámenes de detección con regularidad. Las directrices médicas recomiendan iniciar las pruebas de Pap a los 21 años de edad; que las mujeres entre 21 y 29 años de edad se hagan pruebas de Pap cada tres años.

El cáncer cervical es causado por determinados tipos de virus del papiloma humano (VPH), una infección de transmisión sexual. Si bien no hay una cura para el VPH, existen tratamientos para los cambios anormales de las células del cuello uterino causados por el virus; estos tratamientos están disponibles en algunos de los centros de salud de Planned Parenthood. (www.plannedparenthood.org/esp/acceso-total/localizar).

Una de las mejores maneras de prevenir la transmisión del VPH es vacunándose contra el virus. La vacuna es segura y eficaz. Las directrices médicas recomiendan que se vacunen tanto las niñas como los niños de 11 y 12 años de edad, porque la vacuna funciona mejor años antes de empezar a tener relaciones sexuales. La vacuna también está disponible para las personas de entre 9 y 26 años de edad. Para las mujeres mayores de 26 años, la mejor manera de prevenir el cáncer cervical es hacerse la prueba de Pap como examen de rutina.

Con la nueva ley de salud más personas pueden tener acceso a los servicios de medicina preventiva, que incluyen pruebas de Pap y exámenes de detección de cáncer, exámenes de detección de infecciones de transmisión sexual (ITS) y las vacunas contra el VPH, todos están incluidos en la cobertura del seguro y las personas no tienen copagos ni tienen que pagar otros gastos de su propio bolsillo. EC 

Con información de La Columna Vertebral de La Red Hispana

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes