Es hora de actuar

Revise el nivel de aislamiento de las paredes exteriores y del sótano, los cielos rasos, el ático, los pisos y la zona de acceso a la tubería.

Fíjese si hay hoyos o rajaduras alrededor de las paredes, los cielos rasos, ventanas, puertas, lámparas, grifos, interruptores de enchufes que dejan que el aire entre y salga de su casa.

Verifique si el tiro de la chimenea está abierto.

Busque la forma de aprovechar la luz del día, reduzca el tiempo que las luces están encendidas e instale bombillas y lámparas fluorescentes compactas o comunes en lugar de las bombillas y lámparas incandescentes.

Instale un sistema de aislamiento en su casa si:

Tiene una casa antigua y nunca ha agregado aislamiento. Sólo el 20% de las casas construidas antes de 1980 tenían buen aislamiento.

Siente un frío incómodo durante el invierno y un calor insoportable durante el verano.

Ha construido una casa nueva o un anexo, o si instala nuevas tablas de forro o un nuevo techo.

Recibe una factura de energía excesivamente alta.

Le molesta el ruido exterior. El aislamiento le ayuda a atenuar los ruidos.

Mantenga limpia la calefacción

Un sistema de calefacción limpio y en buenas condiciones es más seguro y eficiente, ayudando a los usuarios a ahorrar en sus facturas mensuales de gas. Al no darle mantenimiento pueden estar expuestos al monóxido de carbono que provoca naúsea, mareo, síntomas similares a los de la gripe e incluso la muerte. Tome en cuenta los siguientes consejos: aspire y limpie con regularidad alrededor del calefactor; no guarde artículos dentro, encima o alrededor de la calefacción porque pueden obstruir el flujo de aire y cuando instale un nuevo filtro o lo limpie, asegúrese de volver a instalar la puerta del tablero frontal de forma adecuada.

Para mayor información visite www.socalgas.com

SHARE

Más artículos de interes