El doctor Rafael Inoa comenta que la carrera de medicina llegó casi por casualidad, esto debido en gran parte a que la Universidad Estatal de Santo Domingo, en su natal República Dominicana, quedaba a tan solo dos cuadras de la casa de sus padres.
Fue así como, al terminar la escuela secundaria, Inoa se hizo amigo de algunos de los estudiantes universitarios, quienes a su vez despertaron en él el amor por cursos como la anatomía y otros relacionados con las ciencias y la medicina.
Además, el futuro doctor cuenta sobre el respaldo que obtuvo en casa: “Mis padres me apoyaron y viví todo el tiempo con ellos”, recuerda Inoa sobre sus años como estudiante de medicina. “El costo era mínimo y yo no tenía gastos”. Pero, al ser una universidad estatal, Inoa sí tenía un compromiso con el gobierno de su país. Por eso, durante un año después de obtener su titulo, se dedicó a trabajar con las comunidades ajenas a la capital de su país. Fue allí donde se dio cuenta de lo importante que es brindar atención médica a los más necesitados.

Su llegada a Estados Unidos
A ello le siguieron más viajes y entrenamientos entre Puerto Rico y la República Dominicana, hasta que en 1992 llegó al área metropolitana de Washington para trabajar con un equipo de neurólogos. La práctica de este equipo de profesionales evolucionó hasta convertirse en un centro clínico especializado en el estudio y tratamiento de los trastornos del sueño.
Hoy, Inoa supervisa 20 laboratorios a nivel nacional en donde se conducen exámenes para determinar las causas de problemas como la apnea del sueño. “Es una tarea en donde le puedes ofrecer soluciones fácilmente a los problemas de los pacientes”, dijo Inoa. “La medicina es una buena área porque es muy gratificante cuando ayudas a una persona”.

Un llamado a la juventud hispana
Además de la responsabilidad social, Inoa dijo que los estudiantes latinos deben considerar una carrera en medicina por cuestiones de oferta y demanda. Con una población que envejece, dijo que los médicos “siempre tendremos plazas” que llenar.
Para lograrlo, recomienda tener información actualizada y específica sobre los recursos financieros con los que cuentan para costear una carrera en medicina. Existen desde préstamos hasta becas, opciones que sus propias hijas utilizaron para asistir a la universidad. Hay que hacerle caso y alentar a nuestros a que sigan una carrera en medicina.

Contenido cortesía de ConCiencia News

Díganos su opinión. Escriba a [email protected] o llame al 1(800) 242-2527.

SHARE

Más artículos de interes