Aunque de pequeño no destacaba como estudiante en su escuela, sí lo hizo como ciclista. Su pasión por el deporte, que le ha dado tantas satisfacciones, empezó cuando era un adolescente de 14 años. En Cuba los entrenadores visitan las escuelas para buscar talentos deportivos cuyas edades oscilen entre los 13 y 15 años.

A él le llegó su oportunidad cuando un entrenador estuvo buscando jóvenes que desearán ser ciclistas. Una vez pasadas las pruebas inició su entrenamiento y con él el gusto por una especialidad deportiva que le ha llevado a pedalear miles de millas. Iván siempre prefirió el entrenamiento deportivo, pero debió estudiar para pasar todos los grados y así poder participar en los campeonatos nacionales.

En busca de un mejor porvenir

Siendo uno de los deportistas –de entre todas las categorías- que más viajaba al exterior representando a su país, continuó estudiando en la universidad llegando a cursar dos años de arquitectura, que no finalizó debido a que desertó en 1998 cuando se encontraba en New York con la Selección Nacional de Ciclismo de Cuba participando en los Juegos de Buena Voluntad. Su decisión se basó en las condiciones de vida de su país. “Mientras perteneciera al equipo nacional de Cuba todo iba a estar bien. Pero sabía que pronto se acabaría mi carrera, porque en Cuba con 26, 27 años (actualmente tiene 30) eres considerado mayor para las disciplinas deportivas”. Para Iván no fue sencillo tomar la decisión que cambiaría por completo su vida, por lo que debió acudir a algunos amigos en Cuba que lo pusieron en contacto con familiares residentes de los Estados Unidos. Sin hablar inglés y sin saber que le deparaba el destino se trasladó a Miami, luego a Orlando y finalmente a California, donde reside actualmente. Aunque al principio trabajó en una fábrica de zapatos, su inclinación deportiva le llevó a involucrarse con el ciclismo donde hasta ahora ha continuado destacándose.

Hazañas deportivas

Como deportista cubano obtuvo dos veces la medalla de oro de los Juegos Panamericanos y el título de campeón nacional de Cuba. Desde que reside en Estados Unidos ha logrado numerosas victorias. Como parte del Equipo de Ciclismo Profesional Saturn logró 11 triunfos, lo que permitió que a finales del 2003 se convirtiera su equipo en el número uno. Más recientemente como integrante del equipo Toyota-United ha empezado a cosechar éxitos. Uno de ellos logrado el pasado mes de febrero cuando ganó la séptima etapa del Amgen Tour de California 2007.

Iván aconseja a los inmigrantes que no se dejen vencer y que no retrocedan un paso “ni para coger impulso”. El dinero no cae del cielo y se debe trabajar durísimo, sobre todo si se quiere lograr algo muy importante.

SHARE

Más artículos de interes