Entre las fechas a destacar en su carrera profesional cabe destacar el mundial de gimnasia en 1995, en el que consiguió clasificarse a las Olimpiadas. Sin embargo, se dudaba que pudiese asistir a esta competición mundial por los problemas económicos que sufría su país. La magnífica actuación de Annia en el campeonato de Puerto Rico en 1996, hizo que se diese carta blanca a esta deportista para que asistiese a los Juegos Olímpicos del mismo año. Una vez más su sueño se vio truncado cuando un retraso en un trámite burocrático hizo que fuese imposible su asistencia.

En 1997 tras una competición a nivel nacional se retiró de la gimnasia profesional. Poco después se casó con Alan Hatch, un entrenador estadounidense a quien había conocido poco más de un año atrás. Se mudó a la costa este de Estados Unidos, concretamente a Connecticut y comenzó a entrenar a niñas en un centro propio junto a su marido.

En el año 2001 su esposo la informó que una de sus ex compañeras de Cuba, tras tener un hijo, volvería a competir profesionalmente. Esta noticia y el apoyo de su marido hizo que Annia volviese a soñar con la posibilidad de asistir a unas Olimpiadas. De nuevo empezó los entrenamientos y dietas estrictas. Las pruebas clasificatorias del 2002 y 2003 fueron un éxito y Annia se ubicó como una de las gimnastas norteamericanas más brillantes. Lamentablemente una caída en el entrenamiento para el Campeonato Mundial de Anaheim en el 2003, hizo que fuera preciso una operación en su rodilla que puso en peligro su carrera. Pese a tener que estar en reposo casi toda la temporada 2004, Annia consiguió llegar a las Olimpiadas de Atenas y llevarse una medalla de plata en el salto de potro y otra medalla de plata junto al equipo femenino de gimnasia de los USA.

En estos momentos se encuentra en una gira promocional de T. J. Maxx, mostrando junto a sus compañeros olímpicos sus presentaciones gimnásticas a todo el país.

Annia aconseja a los latinos que luchen por lo que desean. Opina que la población hispana residente en los Estados Unidos tiene muy claro lo que quiere y conseguirán sus deseos si perseveran.

En un futuro Annia quisiera escribir la historia de su trayectoria profesional, competir al menos un año más a nivel profesional (“hasta que el cuerpo aguante”), trabajar como modelo y tal vez estudiar diseño.

Compartir

Más artículos de interes