El cantautor uruguayo Jorge Drexler se hizo con tres premios Latin Grammy en la gala celebrada en Las Vegas 

El humilde, el sencillo, el poeta. El de Montevideo. Y el inesperado. En una noche que parecía destinada a elevar a la enésima potencia el fenómeno Rosalía y el espíritu callejero de J. Balvin, se impuso el verso suelto y la armonía de Jorge Drexler, el gran triunfador de la decimonovena edición de los Latin Grammy, con tres galardones. 

Su Telefonía, sencillo dentro del disco Salvavidas de hielo, se hizo con gramófono dorado a grabación del año y canción del año. Antes, Drexler se había llevado el premio al mejor álbum cantautor. “Viva Borges, Pessoa, la cumbia, el reggaetón. Vamos, arriba”, dijo entre la euforia y el mareo por la evidente sorpresa.

Al final, se impuso la lírica a los aires urbanos y reggaetoneros. Las 13 nominaciones combinadas de Rosalía y J. Balvin se quedaron en tres. Eso sí, la española confirmó su idilio con la música latina con dos galardones por su mayor éxito hasta la fecha, Malamente. Se impuso en la categoría de mejor fusión / interpretación urbana y de mejor canción alternativa, emocionada por el salto al continente americano de la mano del flamenco. O al menos de su forma de entenderlo.

No tanto así J. Balvin, el gran derrotado de la noche en términos de números, uno de ocho en premios. Eso sí, el colombiano impuso su ley en el territorio que se le presuponía. Se llevó el Latin Grammy a mejor álbum de música urbana por “Vibras” y no dejó de pasar la oportunidad de reivindicar un género sometido al ataque permanente de los puristas. “A todos los que representan este género un poco discriminado, aquí seguimos luchando”, indicó. 

Las quinielas le tenían el espacio reservado en otras categorías, como el de mejor canción urbana, que se acabó llevando Daddy Yankee por Dura. Aunque para sorpresa, la decisión de la Academia de premiar con el Mejor Álbum del Año a un hombre que nunca ha puesto un pie en los Latin Grammy, el mexicano Luis Miguel. Se lo llevó por su primer disco en siete años, ¡México por siempre!, y de repente se escucharon abucheos, contrario a los efusivos aplausos y los tres galardones del triunfador de la noche, Jorge Drexler. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes