El aniversario de su muerte acecha y aún no existe un culpable entre rejas que permita zanjar el asunto. Quizá por eso, Michael Jackson sigue más vivo que nunca entre trámites judiciales y fajadores del litigio en busca de llevarse un pedazo de su fortuna aún sin repartir. El próximo 23 de agosto, el médico personal que ‘Jacko’ contrató para ocuparse de su salud, Conrad Murray, se sentará en el banquillo de los acusados para determinar hasta qué punto fue el responsable de la muerte del cantante, adicto a los fármacos que le provocaron un paro cardíaco en una mansión de Los Angeles.

El ‘rey del pop’, el hombre espectáculo más grande que la Historia moderna pudo inventar, se fue el pasado 25 de junio rodeado de poderosos medicamentos y misterio, con una trama tan complicada a sus espaldas que se tardaron meses en descifrar qué fue lo que mató al cantante de “Thriller”. Los exámenes médicos realizados por las autoridades determinaron que fue el anestésico propofol que Murray le dio aquella mañana lo que provocó el trágico desenlace, aunque todavía queda en el aire si el galeno con consultas en Texas y en Nevada pasará en prisión los próximos cinco años de su vida.

De momento, ha conseguido que un juez de Los Angeles le deje seguir ejerciendo medicina en California pese a las protestas airadas de la mayoría de la familia Jackson, convencidos de que su negligencia les privó de la inmortal figura de su hermano. Quizá por eso, Murray ya ha dicho que no estará en la ceremonia para velar al que fue su cliente y amigo durante años, aunque si dejó claro que ya ha ido a visitar su tumba en el cementerio de Glendale en varias ocasiones.

Los líos en el clan Jackson
Eso en la parte judicial y técnica del asunto,  porque en la puramente emocional las teorías han comenzado a dispararse al calor del aniversario de la muerte de la leyenda musical. Hace unos días, el padre del artista, Joe, acusó a su mujer Katherine de haber sido la causante del adiós prematuro de su hijo a los 50 años, justo en el momento en que Michael preparaba su vuelta a los escenarios en Londres.

Según el patriarca del clan, su mujer, con la que no vive desde hace años por diferencias irreconciliables, pudo haber evitado la adicción a las pastillas del cantante y aunque este le pidió que ayudase a su hijo, Katherine se negó. “No quiso intervenir porque no quería invadir la privacidad de Michael”, declaró Jackson en una entrevista con News of the World. “Si ella hubiera estado ahí con él, esto nunca hubiera pasado”.

La respuesta de los abogados de Katherine Jackson fue contundente, argumentando que “el mundo sabe quién es Joe Jackson y parece no querer dejarnos que lo olvidemos”, en palabras de Adam Streisand. Suena a patadas de ahogado después de que Michael, harto de los abusos de su padre durante gran parte de su infancia, le diera potestad a ella sobre sus tres hijos, además de excluir a su progenitor de herencia.

Brian Oxman, ex abogado del cantante y actual representante de Joe, ha intentado en vano que a su cliente le caiga un pellizco de miles de dólares al mes para gastos, aunque un año después, nadie ha podido cambiar la última voluntad del ‘rey del pop’.

Eso pese a que sus arcas han seguido engordando después de muerto, gracias en parte a la recaudación en taquilla del documental “This is it” sobre sus últimos días. También hay proyectos en puertas como un espectáculo del Cirque Du Soleil en Las Vegas y un videojuego para Navidad, lo que hace presagiar que hay Michael Jackson para rato.

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes