A pesar de que Sang-hyun no le ve ningún beneficio a su condición de inmortalidad y sed de sangre humana, sus habilidades sobrehumanas le consiguen el consuelo de poder seducir a Tae-Ju, quien fue su amor imposible desde la infancia y que ahora es una mujer atrapada en un matrimonio infeliz.

Sin embargo, esta infidelidad también trae otras desafortunadas consecuencias y entre ellas el deseo de Tae-Ju de convertirse en otro vampiro, lo cual es el principio del verdadero terror dentro de la cinta.

Aunque hay bastantes escenas de tipo espeluznante e incluso muy gráficas, Park Chan-Wook siempre mantiene un excelente balance entre los momentos cómicos de la cinta y aquellos más serios, además de que no abusa de los efectos especiales. Pero, algo que tal vez se le olvide a la gente que pueda ver la cinta, es que el más grande tema es el de la redención, ya que tras la bacanal de sangre y otros excesos de la carne, ambos vampiros comienzan a reconocer lo monstruoso que puede ser no estar limitado a las condiciones terrenales y sienten (literalmente) el peso de la conciencia.
 
 

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes