Seguirá siendo reconocido durante años como la estrella de la saga “Crepúsculo”, pero lentamente Robert Pattinson ha venido dejando atrás el reflejo constante del vampiro. El próximo 22 abril tendrá una oportunidad de oro con “Water for Elephants”, una de amor, elefantes y escena circense.

El actor británico regresará en noviembre a la pantalla grande con otra versión de la serie de vampiros y a finales del 2012 se presentará la segunda parte, el gran final del libro escrito por Stephenie Meyer. Pero antes de despertar el furor de las masas con la popular saga, dará cuenta de otros registros como intérprete al lado de Reese Witherspoon, para después compartir cartel con Uma Thurman en “Bel Ami”.


La cinta, basada en el bestseller del mismo nombre de Sara Gruen, narra las aventuras de un estudiante de veterinaria llamado Jacob (Pattinson) que tras la muerte de su padre decide abandonar sus estudios y embarcarse en un tren que resulta siendo de un circo. Ahí conoce a la artista Marlena (Witherspoon) y se enamora de ella. Los dos comparten el amor por el circo y los animales, pero tienen que enfrentarse al marido de ella (Christoph Waltz) para poder consumar su relación. La cinta, dirigida por Francis Lawrence, está ambientada en la época de la Gran Depresión.


El actor, catalogado por la revista “Time” como una de las personas con más influencia a nivel internacional, confesó que la escena de amor fue complicada de filmar porque se encontraba indispuesto ese día. “Generalmente no me siento raro haciendo este tipo de cosas, excepto porque se me salía la barriga y tenía la nariz congestionada todo el tiempo”, dijo.


A pesar de que en la escena de amor no hubo mucha química entre los actores, la pareja en pantalla compartió la pasión por los animales. El último día de grabación Witherspoon lloró al despedirse de la elefanta de casi 4.000 kilos llamada Tai. “Fue una de las experiencias en cine más importantes de mi vida. Trabajas con actores y directores pero tener una relación no verbal con un animal con el que todos estábamos tan conectados fue algo mágico”, aseguró.


Por su parte, Pattinson coincidió con la actriz de Nueva Orleans en que se enamoró de este paquidermo durante la filmación. “Es una criatura increíble”, aseguró el actor de 24 años.

Y es que durante una de las escenas, la elefanta tenía que levantarlo con su trompa. “Fue la cosa más increíble del mundo. Me levantó con su trompa. Puso con la fuerza correcta para no hacerme daño. Es muy extraño”, confesó.

Sin embargo, el mamífero no se portó tan bien en todas las tomas. Cuenta Pattinson que hubo escenas en donde tenía que mostrar mucha emoción y de repente recibía una bofetada del paquidermo y se perdía la inspiración. A pesar de estos obstáculos, el joven cree que trabajar con animales hizo que toda la experiencia fuera más interesante.


Entre elefantes y escenas circenses, Pattinson podrá empezar a levantar el vuelo lejos de la alargada sombra de la saga del crepúsculo, que además de dinero y amor, le ha traído oportunidades como ésta que se estrena en unos días. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes