Regresan Sully y Mike, los personajes principales de la primera entrega, Monsters Inc., ahora como estudiantes universitarios

Luca Verne. Los Angeles | 14 de junio de 2013

Por mucha fama de original que se haya granjeado en el pasado, Pixar es una empresa y como tal el dólar manda, motivo sobrado para explicar el porqué de segundas partes como la que se avecina en cartelera, “Monsters University”, después de haber cosechado críticas por intentos de secuelas como “Cars 2”, más bien fallidos.

El interés de padres e hijos sigue vivo en muchos países del globo por acudir al cine en masa a recordar los tiempos en los que la factoría de animación fundada por Steve Jobs —y después adquirida por Disney— convertía en oro todo lo que tocaba. Pero el furor y la expectación no tiene el cariz que despertaron otros títulos posteriores a “Finding Nemo”, “Cars” y “Ratatouille”, algo que puede que afecte en taquilla a “Monsters University”, un salto atrás en el tiempo (o precuela, como se llama ahora a este estilo) de los personajes que cautivaron a millones en 2001.

En aquella cinta tanto James P. Sullivan, conocido como “Sully”, como su asistente de un solo ojo, Mike Wazowski, le mostraron al mundo como asustar a niños también podía tener una vertiente de ternura y encanto.

Ahora, Pixar se ha remontado diez años a esos sucesos para explicar cómo fueron las cosas para los reyes del susto en sus años universitarios. En un campus muy peculiar y muy americano se conocieron los dos protagonistas de la historia, de nuevo con las voces de John Goodman (Sully) y la de Billy Crystal a los mandos y con Steve Buscemi (Randy) y Frank Oz (Jeff Fungus) de vuelta.

La trama, dirigida esta vez por Dan Scanlon, se centra en esos dos personajes y su primer encuentro en el campus. Mike está muy emocionado ante la posibilidad de graduarse como maestro del susto, aunque se encuentra con un personaje como Sully que es todo lo opuesto a lo que él representa y que se convierte en una amenaza para sus aspiraciones de brillar en el mundo universitario.

Es un proyecto que llevaba sobre la mesa años, desde 2005, con desacuerdos entre Jobs y el entonces presidente de Disney, Michael Eisner. Finalmente, en 2010 se anunció que se haría el largometraje, la película número 14 para Pixar y un título en el que hay una larga lista de nuevas voces. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes