Ambos actores protagonizan “The Incredible Burt Wonderstone”, una historia ambientada en Las Vegas

Luca Verne. Los Angeles | 8 de marzo de 2013

Hay actores que no pasan de moda por mucho que las nuevas generaciones se adueñen del que fuera su espacio, esto es aplicable a Jim Carrey, que mantiene fresco el tirón de público en Hollywood y que ahora protagoniza “The Incredible Burt Wonderstone”, una disparatada comedia ambientada en Las Vegas.

Al guión original se ha unido un reparto de mucha envergadura en cuestiones humorísticas, con una especie de rivalidad en pantalla entre Carrey, que interpreta el papel de un mago muy al estilo de Criss Angel, moderno y atractivo, frente al estilo más clásico de dos hombres (Steve Carell y Steve Buscemi), que siempre soñaron con hacerse magos para gustar después de una infancia complicada y de escasa popularidad entre sus compañeros de colegio.

Tanto Burt Wonderstone (Carell) como Anton Marvelton (Buscemi) tienen de los espectáculos más atractivos en Las Vegas, aunque un accidente de Anton provocado por el mismo Burt le hace dejar el show y refugiarse en la costa este. El problema es que la llegada de Steve Gray (Carrey), un mago callejero pero muy espectacular, le quita protagonismo y se ve obligado a convencer a Anton de que regrese junto a él.

Todo ello ambientado –y rodado parcialmente– en la ciudad de los casinos, en una cinta que originalmente iba a dirigir Charles McDougall y que terminó en manos de Don Scardino, con guión del también director Jason Reitman (“Up in the Air”). La película debería superar ampliamente en taquilla los 30 millones que costó producirla.

Para Carrey, el largometraje supuso no sólo la oportunidad de trabajar con comediantes como Steve Carell y Steve Buscemi, sino una carga física importante por el hecho de que el personaje exigía estar muy en forma y perder peso.

“No es un sitio divertido donde estar”, dijo en relación al sacrificio que tuvo que hacer. “Se ve genial, pero tienes que comer algo así como antimateria para estar en esta clase de forma”, bromeó el actor desde Las Vegas, donde participó en la promoción de la cinta junto al resto del reparto.

Además, aseguró que todas las escenas complicadas y de riesgo las protagonizó él mismo por aquello de que tiene un lenguaje corporal difícil de imitar. El mismo Carrey de siempre. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes