Javier Bardem ha vuelto a romper un molde. Y no porque le hayan nominado otra vez para un Oscar —y ya van tres—, sino por haberse convertido en el primer actor en conseguir colarse en la categoría a mejor actor por una película de habla hispana en la historia de la meca del cine. Lo cierto es que nadie daba un duro por su candidatura después de su ausencia en los Globos de Oro, pero el canario ha vuelto a enamorar a los miembros de la Academia de Hollywood con su papel existencialista en la Barcelona de los bajos fondos.

El español y su director, el mexicano Alejandro González Iñárritu, acudirán del brazo a una gala en la que también tendrán opciones de celebrar el binomio hispano-mexicano en la categoría a mejor película extranjera por “Biutiful”, donde no estará, sin embargo, la propuesta española para este año, “Y también la lluvia” de Icíar Bollaín.

Fue una derrota esperada que ha compensado el reconocimiento a Bardem, un actor en estado de gracia que anda más pendiente estos días del nacimiento de su hijo con la también ganadora de un Oscar, Penélope Cruz, que de premios y galardones. Posiblemente dentro de 33 días, cuando tenga lugar la ceremonia de entrega en el Kodak Theatre de Los Angeles, ya tendrá la cabeza un poco más despejada.

El español sabe en cualquier caso, que lo tiene duro frente a Colin Forth, el gran favorito por su interpretación del rey Jorge VI de Inglaterra y sus problemas de dicción, sin descartar a James Franco por su papel en “127 hours”, ni a Jeff Bridges con su homenaje a Rooster Cogburn en “Valor de Ley”, 30 años después de que John Wayne se llevara el único Oscar de su carrera por ese mismo papel. No habrá presión para el madrileño después de haber estado nominado por “Antes que anochezca” en 2000, y de haberse llevado al agua con su papel de psicópata asesino en “No es país para viejos” hace dos años.

Para González Iñárritu, era casi obligado que su actor estuviera en esa lista. “Me ha hecho mucha ilusión ver a Javier nominado porque creo que se lo merece y porque ha hecho un trabajo monumental”, dijo.

Bardem y su ‘cuate’ podrán disfrutar de una nueva batalla en una ceremonia con muchas opciones repartidas. Estará servido el duelo, más que cantado, entre “The King’s Speech”, con sus 12 nominaciones, y “The Social Network”, que decepcionó un tanto con solo 8 menciones. Nadie esperaba, sin embargo, que mediara en el conflicto la brillante cinta de los hermanos Coen, un western que no recibió mención alguna en los Globos de Oro, pero que se ha llevado nada menos que 10 nominaciones en los premios mayores de la industria.

Además de competir por mejor película y mejor dirección, ‘Valor de Ley” estará bien representada en la figura de Hailee Steinfeld, una nueva cara que ha entrado en la categoría de mejor actriz secundaria. Muchos confiaban en que se hiciese un hueco en la de mejor actriz al participar en casi todas las escenas de la cinta, pero tendrá que esperar. En esa arena se batirán el cobre Natalie Portman por “Black Swan” y Annete Bening por “The Kids are All Right”, con permiso de Nicole Kidman y su notoria actuación en “Rabbit Hole”.

También habrá que estar pendiente del desempeño de otra cinta muy cargada de nominaciones, “Inception”, que se hizo con 8, aunque muchos vaticinan que será de las grandes fracasadas de la noche. Y de “The Fighter”, la historia de un boxeador que ha ido creciendo en popularidad, y que ahora tendrá más con sus cinco nominaciones.

La cara amable la pondrá “Toy Story 3”, que con el invento de ampliar a diez la categoría de mejor película, ha logrado convertirse en la tercera cinta de animación en optar al premio más prestigioso de la Academia de Hollywood.

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes