La cinta de acción cuenta con Chris Pine, Kevin Costner y Keira Knightley como protagonistas

Pablo Scarpellini. Los Angeles | 13 de enero de 2014

Con “Jack Ryan: Shadow Recruit” se nota que ha empezado el año de verdad, al menos en el aspecto cinematográfico. Puede decirse que es el primer estreno de entidad del año, un thriller con nombres pesados al frente como Chris Pine, Kevin Costner y Keira Knightley, y con el británico Kenneth Branagh como director.

Se trata de la cuarta entrega de una saga y un personaje, Jack Ryan, creado por el novelista best seller Tom Clancy, aunque en esta ocasión la historia de espionaje y acción no tiene que ver directamente con una novela de Clancy sino con un guión independiente usando la figura del agente de la CIA, a manos de Hossein Amini.

Mientras trabajaba como analista junior de la oficina de inteligencia encubierta de la CIA, Jack Ryan descubre inadvertidamente evidencia de un inminente ataque terrorista. Sin el cuerpo de Inteligencia para verificar su descubrimiento, Ryan es ascendido a agente de campo y enviado a Moscú para continuar su investigación, donde pronto se encuentra con Viktor Cherevin, un empresario enigmático en el centro de un complot para paralizar la economía global.

Como Ryan aprende a navegar por el mundo de la Inteligencia, defenderse de los asesinos y abordar el posible colapso de su matrimonio, se llega a la conclusión de que ya puede ser demasiado tarde para detener Cherevin del advenimiento de una catástrofe económica de escala sin precedentes.

Tiene, como ya es habitual es la historias de espionaje, elementos necesarios para ser una cinta de acción de dominio en la taquilla el fin de semana, pese a todos los problemas que ha tenido de producción. Todo comenzó con The Sum of All Fears en 2002, aunque los esfuerzos para continuar con una nueva franquicia fracasaron de la mano de la negativa de Sam Raimi a dirigirla, ocupado como estaba con “Spider Man”.

Finalmente y después de numerosos cambios en la silla del director, Branagh dijo que sí, apoyado en el hecho de haber dirigido una producción como “Thor” en el pasado.

No dejará de ser, además, un homenaje póstumo para la figura de Clancy, fallecido en octubre de este año, de una enfermedad que aún no se ha dado a conocer en el hospital Johns Hopkins de Baltimore. Una cinta para no perderse. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes