Luca Verne. Los Angeles | 10 de febrero de 2012
 

Puede parecer una actriz frívola a simple vista, con una imagen marcada por cintas como “Legally Blonde” o “Pleasantville”, pero en sus vitrinas ya descansa un Oscar a la mejor actriz por su interpretación en “Walk the Line”, en 2005. Reese Witherspoon ha demostrado que detrás de la rubia de Nueva Orleans hay una poderosa intérprete con un importante abanico de registros.

 

Por eso ahora se ha defendido como pez en el agua en una cinta de esas hechas para que brille, “This Means War”, una comedia sin más pretensiones que entretener al personal y que llega justo a calor del día del amor y la amistad, San Valentín.

 

“Es una gran película para ir a ver en una cita”, dice la actriz de 35 años. “Hay una importante amistad entre hombres, amistad entre mujeres y también hay un romance, así que no te puedes equivocar”, reconoce.

 

“La cinta plantea un ángulo de James Bond saliendo con una chica a través de internet, lo cual es bastante interesante”, apunta Tom Hardy, uno de los dos protagonistas que pelea con su amigo y compañero de reparto, Chris Pine, por la misma chica.

 

Para los dos es un objetivo indispensable, en busca de estabilidad emocional y de demostrar de lo que son capaces a la hora de conquistar una mujer. Compañeros y miembros de la CIA, la cinta de McG es una aventura divertida y enredada por el triángulo amoroso que plantea.

 

Al final, Witherspoon debe decidirse por uno de los dos, sin saber muy bien qué haría en la vida real. “Sé por cuál de los dos me decantaría, pero no lo puedo decir”, comenta entre risas. “Además no importa porque soy una mujer casada”, con intenciones además de tener más hijos.

 

En la actualidad, es madre de una niña, Ava, y un niño, Deacon, fruto de su relación con el actor Ryan Philippe y del que se divorció a finales de 2006.  

 

“Esta película es la fantasía de cualquier mujer, tener a dos hombres tan atractivos intentando disputársela. Al final consigue salir con los dos, en una situación muy divertida”, explica la actriz.

 

“Tom Hardy es muy emocionante, con una energía increíble y una mente que va muy deprisa. Además es un tipo muy dulce. Era un perfecto encaje para Tuck, muy físico pero al mismo tiempo un tipo blando de corazón”, dice sobre su compañero de reparto.

 

“En cambio, Chris Pine juega a James Bond, muy compuesto, rápido y el cerebro detrás de las operaciones. Son carácteres muy diferentes pero es bonita la relación que se establece entre ambos en la película”.

 

Para Witherspoon, es la primera cinta de acción que hace en su carrera, con todo tipo de escenas de las que asegura que disfrutó bastante. “Nunca había hecho una película de acción, con gente saltando de edificios y persecuciones en coche, pero creo que me lo he pasado muy bien, disparando con pistolas de pintura”.

 

Todo ello en tono de comedia y con intención de entretener a un segmento amplio de la población. Parece un sugerente plan para pasar San Valentín, con una Witherspoon en uno de los mejores momentos de su carrera y de su vida. “Me siento realmente bien. Estoy donde quiero estar en mi vida”. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes