Luca Verne. Los Angeles | 5 de diciembre de 2011

 

Nunca faltan en la época de fiestas esta clase de películas, llenas de espíritu navideño, amor, nostalgia y sentido de unidad, además de un reparto de lujo como cebo de cara a la taquilla, y este año no será menos con el estreno de “New Years Eve” el 9 de diciembre en Estados Unidos, otra cinta con ganas de convertirse en clásico.

 

Esta en particular se unirá al club de títulos de protagonismo repartido como “Love Actually”, muy aplaudida por la crítica, y “Valentines Day”, un largometraje para olvidar, de acuerdo a los cinéfilos. “New Years Eve” con la fórmula de grandes nombres como Robert De Niro, Michelle Pfeiffer, Aston Kutcher o Halle Berry para crear aún mas expectativa, con un universo de historias cruzadas y la euforia del fin de año de trasfondo.

 

Garry Marshall es el director, como no podía ser de otra forma, especialista en esta clase de género y consumado experto en las lides del amor después de haber firmado la comedia romántica más popular de la últimas dos décadas, “Pretty Woman”, el cuento de amor entre una prostituta y un millonario de Beverly Hills.

 

En este filme, la trama es mucho más complicada y más televisiva si cabe, con múltiples historias que seguir. El personaje de Kutcher, recientemente divorciado de la actriz Demi Moore, se queda encerrado en un ascensor con una desconocida, interpretada por Lea Michele, justo la última noche del año. A él no parece importarle pues odia la noche del 31 de diciembre, todo lo contario que ella, empeñada en llegar a una fiesta para celebrar.

 

Mientras eso sucede, Hillary Swank está empeñada en producir una gran ceremonia de fin de año para el canal de televisión en el que trabaja, al mismo tiempo que Jessica Biel está en el hospital con la clara y única posibilidad de ganarse el premio al primer bebé del año, embarazada de nueve meses como está su personaje.

 

Además está Pfeiffer y su romance con un hombre muchos años más joven que él, y Abigail Breslin tratando de convencer a Sarah Jessica Parker de asistir en directo a la caída de la bola desde Times Square, lugar habitual de celebración de los neoyorquinos para el cambio de año.

 

No faltan elementos, con minutos de protagonismo para Katherine Heigl y Jon Bon Jovi, quien por cierto se encarga de amenizar la Nochevieja con un actuación en directo, y la omnipresente latina del momento, la colombiana Sofía Vergara, que deja su chispa de humor en la cinta. Completan el reparto Josh Dudamel, Seth Meyers, Zach Efron, Héctor Elizondo (un habitual en las películas de Marshall), Chris Bridges y Til Schweiger.

 

Parece en realidad un calco de “Valentine´s Day”, una continuación de la siguiente fecha señalada en el calendario y con la mano de la misma guionista de la vez pasada, Katherine Fugate, además de los mismos productores, Mike Kartz y Wayne Rice. Cuenta con el añadido de haber podido rodar en Times Square durante la última celebración, la de 2010, donde Marshall consiguió los permisos para poderle dar más realismo a su trabajo.

 

El resultado es una comedia ágil donde no hay espacio para el aburrimiento, aunque a muchos les pueda resultar un esquema repetitivo y previsible, cargado de clichés y estereotipos hasta los topes. La nueva apuesta popular de Marshall responde a una demanda muy concreta, a lo que le busca la gente por Navidad y Año Nuevo para salir a pasar el ratos y sentirse bien, que en estos tiempos de crisis, es de agradecer. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes