Luca Verne. Los Angeles | 19 de octubre de 2012

Superado el verano, no cabe duda de que se acerca la temporada de películas de mayor calado que la avalancha de superhéroes y secuelas, y “Cloud Atlas” parece una épica compleja que bien podría ser un aperitivo de los títulos que buscan con descaro la gloria de las estatuillas de la Academia de Hollywood.

El cóctel pinta bien. Una novela de éxito, de manos del británico David  Mitchell, con una historia de amor complicada y protagonizada por Tom Hanks y Halle Berry, ganadores ambos de un Oscar y pesos pesados de la gran pantalla, pese al declive de Berry tras ganar su estatuilla por “Monster’s Ball” hace más de una década.

Además, la cinta cuenta con un reparto importante para secundar los roles principales, con una veterana como Susan Sarandon y Hugh Grant, además de Hugo Weaving, Jim Sturgess, Doona Bae, Ben Whishaw, James D’Arcy, Xun Zhou, Keith David y David Gyasi.

El marco es imponente, en una sola historia que se desarrolla en múltiples líneas de tiempo a lo largo de un período de 500 años, dando saltos desde épocas remotas hasta un posible futuro. Los personajes se conocen y se reencuentran entre una vida y la otra. Nacen y renacen, siempre con el amor como nexo durante todo el largometraje.

A medida que las consecuencias de sus acciones y elecciones afectan a los demás a través del pasado, el presente y el futuro remoto, un alma se transforma de un asesino en un héroe y un solo acto de bondad se desplaza a través de los siglos para inspirar una revolución. Todo está conectado.

Es también la cinta independiente más cara de la historia del cine con 100 millones de dólares de presupuesto, producida por los estudios Warner Brothers de forma parcial pero con capital alemán en su mayoría de varias firmas involucradas con la industria del cine.

Muchos sostienen que la novela de Mitchell es demasiado grande y compleja como para ser adaptada al cine en una sola película, de ahí el experimento de los tres directores, que se repartieron la tarea de rodar en distintas épocas y luego montar la cinta. Veremos qué tal resulta la osadía. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes