Cincuenta películas más tarde, Disney parece no haber perdido el encanto, por eso volverá a las salas de cine el próximo 24 de noviembre con un cuento clásico europeo del siglo 19, aunque con toda la carga mágica de la animación estadounidense que lleva décadas conquistando público en todo el mundo.

Pero no se llamará Rapunzel como el relato de los hermanos Grimm –publicado por primera vez en 1812– en el que está basada la película, sino “Tangled”, haciendo énfasis en el pelo único, dorado, mágico e interminable de la joven protagonista, una princesa raptada de su cuna y con poderes de sanación.

Y aunque los guionistas de Disney se han tomado numerosas libertades con respecto al texto original de los escritores alemanes, sí han respetado el encierro de la joven Rapunzel en una altísima torre, a la que sólo accede su malvada madre, una mujer obsesionada con la eterna juventud.

Después está el bandido Flynn Rider, un proscrito perseguido por los soldados del rey que acaba encontrándose con la inocente Rapunzel y su kilométrica cabellera. El resultado es un serio aspirante a clásico de Disney con una pléyade de personajes para conquistar al público y mantener varios focos de atención en la película.

Además cuenta con el aliciente de la innovación tecnológica de las tres dimensiones, que la sitúan sin duda en una de las más avanzadas de los legendarios estudios. “Tangled está muy llena de personajes divertidos, pero también tiene mucha acción y corazón”, asegura John Lasseter, jefe creativo de Walt Disney y Pixar. “Queríamos darle al público algo que no se ha visto antes en animación computarizada”.

Lasseter fue el encargado de elegir a los dos directores de la cinta Nathan Greno y Byron Howard, dos convencidos de la belleza y la popularidad del cuento de Rapunzel, pero con muchas ganas de hacer algo completamente nuevo y divertido. Es el caso de Maximus, el personaje que se roba el show. “Somos conscientes que no había existido un caballo como éste. La audiencia podrá pensar que ya saben con que se van a encontrar en una película como Rapunzel, pero le dimos la vuelta completamente para crear una cinta relevante, fresca y diferente”, aseguran los cineastas.

Tanto Greno como Howard coinciden en señalar que la recreación del pelo fue lo más exigente en términos tecnológicos para sacar adelante el filme, ya que tuvieron que reconstruir metros de cabello rubio y brillante. “Y siempre perfectamente limpio”, bromea Howard.

Es el eje central de una historia que transcurre como una tierna historia de amor entre Flynn y Rapunzel y que está evocada al final feliz. También tiene mucha acción y personajes como el camaleón Pascal, casi inherentes a este tipo de películas familiares.

En cuanto al reparto, Disney ha preferido mantener el perfil bajo para no perder la atención en la película en sí, por eso ha puesto en el papel de Rapunzel a la cantante estadounidense Mandy More”.

“Sabía que Disney le pondría su giro particular a la historia, es realmente divertida y tierna. Rapunzel es una joven mujer con mucho espíritu, curiosa y muy enfocada”, destaca Moore. La confianza de Rapunzel se desmorona cuando se enamora de Flynn Rider, el ladrón de los bosques.

Para Zachary Levi, que se ha encargado de ponerle la voz a Flynn, es un tipo que gusta a todo el mundo. “Y aunque no está bien ser un bandido, su manera de hacer las cosas, hace que todo el mundo se encariñe con él durante toda la película”, señala.

Después está el personaje de Mother Gothel, interpretada por la actriz Donna Murphy, la malvada bruja que mantiene encerrada a Rapunzel.

Merecen mención especial los hermanos Stabbington, dos musculosos forajidos cuyo único objetivo es vengarse de Flynn Rider, su antiguo socio. El actor Ron Perlman, muy conocido por su papel en “Hellboy”, interpreta a los dos personajes. Todos esos talentos y personajes confluyen para generar una película excelente que podría convertirse en uno de los grandes taquillazos de fin de año.

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes