Es una estrella en México y ahora figurará en el firmamento de la India. Su trabajo en “La mujer de mi hermano”, del peruano Ricardo De Montreuil, llamó la atención entre los productores de Bollywood y después de una larga conversación en un hotel de Los Angeles, llegaron a un acuerdo. El pasado viernes estrenó en Estados Unidos el resultado, “Kites”, una historia de amor y de acción con el sobresalto y el frenesí de las películas de esa parte del planeta.

Bárbara Mori, nacida en Montevideo en 1978 pero nacionalizada mexicana y residente en ese país desde los 12 años, dice que ha sido la mejor experiencia de su carrera para una actriz marcada por su notoria belleza —tiene origen japonés— y sus diez años en telenovelas mexicanas como “Rubí”, “Azul Tequila” y “Mirada de mujer”.

De momento, descarta seguir haciendo televisión y deja la puerta abierta a rodar otra película en India, donde su popularidad se ha disparado al hacer pareja con uno de los grandes de allí, el musculoso Hrithik Roshan, miembro de una de las familias más poderosas del país.

Dicen que durante el rodaje hubo romance, aunque Mori ya está tan acostumbrada a los chismes sobre su vida personal, que ya le resbala. Lo suyo es hacer cine y estar con su hijo, fruto de su matrimonio con el actor Sergio Mayer, de quien se divorció en el año 2000.

¿Cómo fue a dar con una película tan atípica como “Kites” para su carrera?

Para una actriz el sueño siempre es Hollywood y nunca piensas en Bollywood. Hasta que mi manager me dijo que me estaba buscando un productor de la India. Así que nos reunimos en Los Angeles con el director durante cuatro o cinco horas y me pareció alucinante, me encantó la historia de amor y era lo que quería hacer. Ya llevaba rato haciendo castings en inglés pero no salía nada que me encantara. Y con este proyecto hicimos ‘clic’ de inmediato. “Kites” fue súper padre y casi que salimos de ahí firmando el contrato.

¿Que sabía del cine de la India?
No había visto nada. Tenía una idea de que lo eran las películas, con sus bailes y la cultura popular, pero cuando firmamos el contrato empecé a ver cintas del protagonista con el que iba a trabajar.

¿No le preocupaba el choque cultural?
Me preocupé al principio por la idea de tener que bailar, más que por el hecho de hacerlo, que puedo, sino por lo absurdo que me resultaba una escena donde acababan de matar a alguien para después cortar y meter una escena de baile. No se ve serio.

¿Qué le pareció India y la experiencia de rodar allí?
Filmamos cinco meses entre Nuevo México, Las Vegas y Los Angeles, y luego estuvimos dos meses en la India. Ya sabía que el curry nunca me gustó, y allí hasta en las hamburguesas te echan curry. Me costó mucho acostumbrarme a la comida por todo el picante y el condimento que le echan.

Resulta raro en un mexicana lo del picante…
Todos me dicen lo mismo, pero en México le echas chile al taco si quieres. Allí no. Pero tuve la fortuna de poder ir con una película, experimentar Bombay, interactuar con los taxistas locales. Fue una experiencia interesante, la mejor de mi carrera hasta ahora.

¿Cree que la falta de prestigio de Bollywood le perjudica?
Para nada. Al contrario, creo que es algo interesante para mi carrera y por algo pasan las cosas. De hecho, me gustaría hacer más. Tengo una propuesta del mismo director, pero es una cinta muy diferente, una historia de amor entre un mudo y una chava con retraso mental, muy interesante. Ya veremos.

¿Y las telenovelas, aún le pasan factura a la hora de conseguir papeles serios?
Las novelas me cansaron después de hacer los mismos personajes, pero también fueron parte de mi carrera y de lo que saqué en mis diez años de televisión. Aquello me dio tablas y experiencia y no me arrepiento ni me avergüenzo, todo lo contrario. Pero sí sé que volver a los telenovelas ya no es una opción para mí.

¿Hasta qué punto influye el ser la chica guapa para conseguir ofertas interesantes de trabajo?
He rechazado muchas películas de la vieja sexy o la que se desnuda. Quiero alejarme un poco de la imagen que la televisión me dejó.

¿Y el acoso de la prensa con su vida personal, cómo lo lleva?
Siempre me he mantenido al margen y nunca he permitido que se metan en mi vida. No comparto detalles personales con la prensa, pero hay veces que tratan de sacar notas amarillistas y es lo que hay. Después de 13 años en esto, ya estoy acostumbrada.

¿Le molesta que la vinculen sentimentalmente con Hrithik Roshan?
Teníamos una química tan asombrosa que piensan que algo paso ahí, pero él tiene 15 años de casado, hijos y todo. Especular es parte de la carrera, algo que va añadido a cada proyecto.

¿Es difícil no caer en esa tentación de liarse con un compañero?
Puede ser fácil caer, depende de cómo estés, si tienes pareja o no. Depende de muchos factores, pero yo ya llevo 13 años actuando y me he besado con todos, con los feos y con los guapos. A lo mejor algún día me pasa y me enamoro de alguno de mis compañeros.
 
¿Tiene planes de casamiento, como dicen en México?
Ninguno. Mi vida pasa por mi hijo y nada más de momento.

¿Qué más le gustaría para mejorar su carrera?
Me encantaría hacer cine en España. Me gustaría Almodóvar o Amenábar. También los argentinos. Mi director favorito es Juan José Campanella. Casi lloro cuando le dieron el Oscar porque le admiro muchísimo. Sería un sueño trabajar con él.  Y sé que en algún momento las energías se van a juntar para que suceda.

Dirija sus comentarios a [email protected].


Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes