Tiene razón Gary Oldman. La cámara adora a Amanda Seyfried, la joven de enormes ojos azules y labios sensuales que azotará la cartelera el próximo viernes con su particular interpretación de Caperucita Roja, el popular cuento alemán atribuido más tarde a los hermanos Grimm. Aunque hasta ahora no había tenido una oportunidad tan notoria para hacerse notar tras papeles importantes pero secundarios en cintas como “Mean Girls”, “Chloe” o “Letters to Juliet“.

Quitando la eminente figura de Oldman, “Red Riding Hood” es toda suya, protagonista de un cuento milenario que Catherine Hardwicke ha convertido en un triángulo amoroso, una versión moderna que sin duda atraerá al público más joven. Algunos verán cierta similitud con la saga Crepúsculo, que tanto éxito ha tenido en taquilla, aunque para Seyfried esta es una situación diferente.

“Esta es una mujer y fuerte que se está dando cuenta de su sexualidad mientras navega por situaciones complejas en un pueblo medieval”, asegura, además de indicar que lo que más le atrajo del personaje fue su valentía. “Es una chica a la que le hace falta tener bolas y eso fue lo que me atrajo del papel. Me gustan las mujeres que afrontan las situaciones con valor, sin miedo, especialmente en estas circunstancias”.

Se refiere al acoso de un lobo mucho más temible que el del cuento original, una criatura que ataca por sorpresa y que mata con una facilidad endiablada. Nadie sabe de dónde sale hasta que el padre Solomon —interpretado por Gary Oldman— explica que el lobo surge de una criatura humana que vive en el pueblo, lo que aumenta aún más la tensión durante la cinta por saber quién lleva al lobo dentro.

La directora Catherine Hardwicke resalta que las raíces siniestras hacen que esta historia fácilmente se pueda convertir en un thriller fantástico. “La mayoría de nosotros creció con la versión digerida de Caperucita Roja, pero el cuento de hadas original tiene elementos mucho más oscuros que lo hacen más fascinante. La idea de una niña yendo al bosque por sí sola, acechada por un lobo que después le habla… Eso denota mucho misterio y captura tu imaginación en muchos niveles. Cuando niño, la historia pudo haber significado algo para ti, pero verla como adolescente o como adulto hace que respondas a ella de una forma completamente distinta”.

Y después está el romance. El personaje principal, Valerie, se encuentra atrapada entre dos apuestos pretendientes: Peter, su amor de toda la vida y Henry, el hombre que sus padres le escogieron para casarse. Las dudas con respecto a la identidad del hombre lobo harán de su decisión un asunto no solo de amor, sino de supervivencia. Para complicar más las cosas, un encuentro con el lobo le revela una impactante verdad: comparten una única y muy íntima conexión.

Seyfried se mueve con soltura entre los dos jóvenes, pese a su aspecto frágil y delicado. “El triángulo amoroso lo hace más interesante ya que Valerie no sabe en quién confiar”, comenta la actriz. “Ella ama a Peter, pero repentinamente comienza a notar detalles que hacen que dude. ¿Es el amor de su vida el hombre lobo? Al mismo tiempo, ella desarrolla una relación cercana con Henry, lo que la ayuda a entender lo buen hombre que es. Sin embargo, también comienza a haber dudas acerca de él. Ella necesita descubrir si lo que quiere es lo que necesita”.

La combinación de amor joven, suspenso y leyenda inmediatamente llamaron la atención de Hardwicke, quien recuerda que “mientras leía el guión me emocioné porque se desarrollaba en un mundo de fantasía, pero tenía un lado oscuro. Era un thriller con giros inesperados, así como una absorbente historia de amor, que también guardaba secretos que me sorprendieron. Me sentí cautivada por el guión, ya que se jugaba cada vez más y cada vez más secretos y mentiras eran expuestos”.

Para Seyfried, además, esta película “anima a no ignorar tus impulsos sexuales y a encontrar la forma más adecuada para explorarlas”. Sus palabras y su actitud al moverse denotan un descaro juvenil interesante, pese a sus 25 años, la clase de postura que hará que muchos que no sabían de su existencia, empiecen a seguirle los pasos. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes