Si analizamos la causa de esta situación, llegaremos a algunas respuestas interesantes que una vez que las comprendamos nos permitirán entender mejor la posición de los padres con respecto a las escuelas a las que sus hijos asisten, por ejemplo:

• Los documentos, reportes y avisos de la escuela son en inglés y muchos de los padres no entienden el idioma, por lo tanto no se enteran de lo que está pasando con sus hijos en la escuela.
• Las reuniones de la Asociación de padres y maestros (PTA) se lleva a cabo durante la mañana o en horarios en los que la mayoría de los padres hispanos se encuentra en su trabajo. Además, si estas reuniones se conducen en inglés, hacen más difícil para los padres que no entienden el idioma participar activamente en las mismas, ya sea dando una opinión o haciendo preguntas.
• Los administradores, maestros y personal de la escuela que no habla español hacen difícil que los padres hispanos puedan comunicarse con ellos y discutir el desempeño de los niños y adolescentes.
• La situación económica de las familias hispanas obliga a que trabajen largas horas, lo que hace imposible que ellos puedan ofrecerse como voluntarios en actividades diarias de la escuela, las que generalmente son durante el día.
• La falta de educación de un gran número de padres hispanos los hace sentirse intimidados para participar en las reuniones y actividades con padres anglosajones o asiáticos, quienes pueden tener una mejor educación y hasta ser profesionales.

     Estas y otras razones han creado una barrera social que impide que los padres se involucren en la educación de sus hijos mediante una participación activa en las actividades de la escuela.

     Sin embargo, en el estado de California sí existen escuelas que han logrado acercar a los padres hispanos a su institución. Su estrategia está enfocada principalmente en la comunicación en español, con el fin de que los padres no se sientan intimidados de hablar, opinar o preguntar. Las sesiones con los padres se realizan en los dos idiomas; las cartas y otros documentos que envía la escuela también son en inglés y español, y se organizan clases de inglés para adultos en las horas y días que más convienen a los padres. También dictan conferencias como por ejemplo: orientación para padres de hijos adolescentes para tener una mejor comunicación y entendimiento con ellos; estrategias para mejorar la lectura en la casa; maneras de utilizar el tiempo libre y más.

     Una ayuda excelente en algunas escuelas de California es la de ofrecer cuidado de niños mientras los padres asisten a las clases y conferencias arriba citadas. Este servicio facilita la participación de los padres sin poner excusas y, sobre todo, con la seguridad de que sus niños están siendo cuidados responsablemente. 

 

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes